Directivos acogieron observaciones presentadas tras aprobar en agosto la jubilación anticipada para esta población

Por: Ángela Ávalos 12 octubre
A Carmen Morales Jenkins, de 50 años, la CCSS le ha rechazado dos solicitudes de pensión por invalidez. Ella planea pensionarse por vejez tras laborar más de 20 años. | RAFAEL PACHECO
A Carmen Morales Jenkins, de 50 años, la CCSS le ha rechazado dos solicitudes de pensión por invalidez. Ella planea pensionarse por vejez tras laborar más de 20 años. | RAFAEL PACHECO

Las personas trabajadoras con síndrome de Down (SD) podrán acogerse a la pensión por vejez de la CCSS a partir de los 40 años y con 180 cuotas aportadas al IVM, acordó este jueves la Junta Directiva de esa institución.

Según confirmó el presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Fernando Llorca Castro, así quedará la modificación definitiva del reglamento.

"Cada dos años, la dirección actuarial (de la CCSS) revisará el comportamiento de este aseguramiento para eventuales ajustes, que pueden ser al alza, inclusive", aclaró Llorca, quien agregó que la decisión unánime de la Junta quedó en firme.

La Junta Directiva de la Caja aprobó el 24 de agosto el derecho a la jubilación para la población trabajadora con síndrome de Down. Sin embargo, en ese momento, estableció como edad límite los 50 años.

Como parte del trámite para dejar en firme la modificación, el acuerdo de agosto se sometió a consulta popular, proceso en el cual se recibieron cuatro observaciones de varios grupos; entre ellos, la Asociación Síndrome de Down Costa Rica (Asidown), y la Defensoría de los Habitantes, quienes objetaron la edad establecida.

"El ajuste en la edad se justifica por su condición estrictamente genética, que hace que su expectativa de vida sea menor y su envejecimiento anticipado". Fernando Llorca, CCSS

La Gerencia de Pensiones de la Caja nombró una comisión que se encargó de analizar la información y preparar un documento que fue discutido este jueves en sesión ordinaria de Junta Directiva.

Condición genética

Las personas con síndrome de Down, por su condición genética, envejecen precozmente. Mientras una persona promedio empieza a mostrar signos de envejecimiento alrededor de los 60 años, para quienes tienen SD este proceso se adelanta 15 o 20 años.

De acuerdo con Llorca, este jueves los directores escucharon los argumentos técnico-médicos presentados por el especialista en genética Manuel Saborío Rocafort.

"Por mi parte, mantuve mi posición de defender un criterio no de trato especial para este grupo de trabajadores. El ajuste en la edad se justifica por su condición estrictamente genética, que hace que su expectativa de vida sea menor y su envejecimiento anticipado.

"Ellos tienen derecho a tener una esperanza de disfrute de su pensión luego de haber trabajado, al menos, de 15 a 20 años en promedio", agregó Llorca.

Según informó el jerarca, el reglamento sería publicado en el diario oficial La Gaceta en las próximas dos semanas, tras lo cual entraría en vigencia.

Para la presidenta de la Asidown, Rosette Kleiman, la rectificación de la edad por parte de la CCSS es un paso a favor de la solidaridad que promueve esa institución.

"Creemos que se está marcando un precedente muy importante. Es un momento histórico a nivel mundial que permite realmente una equiparación de oportunidades y la validación de los derechos de esta población, tomando en cuenta los ajustes razonables que dicta la Convención de los Derechos de las personas con discapacidad, ratificada por Costa Rica", agregó Kleiman.

La primera persona con síndrome de Down en solicitar este beneficio es Carmen Morales Jenkins, a quien la CCSS le denegó las primeras solicitudes.

Morales tiene 51 años y afronta problemas en su salud derivados de su condición. Está en espera de la entrada en vigencia del beneficio para iniciar, nuevamente, los trámites correspondientes.