Por: Luis Edo. Díaz 30 abril, 2014

La próxima presidenta ejecutiva de la CCSS, María del Rocío Sáenz, dijo el lunes que llegará el 8 de mayo a “ordenar la casa”. Pero, no habían pasado ni 24 horas cuando la actual jerarca, Ileana Balmaceda, le dijo ayer que eso está listo.

“La casa está ordenada y hemos trabajado intensamente para lograrlo”, dijo Balmaceda al iniciar la conferencia de prensa para dar el informe sobre su gestión y la de la Junta Directiva (integrada por nueve personas) al frente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), durante la administración Chinchilla Miranda.

Balmaceda resaltó, acuerpada por los seis gerentes, lo que considera son los logros en su administración, en especial el “haber tomado medidas” para superar la crisis financiera que pronosticó la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el 2010.

“Hace cuatro años no teníamos liquidez para pagarles a los proveedores o para el aguinaldo de los trabajadores. Eso cambió y ahora logramos implementar proyectos en infraestructura”, dijo Balmaceda.

Ella volverá a partir del 8 de mayo, a la dirección médica del Hospital San Juan de Dios, donde le restan seis meses de nombramiento.

Según Balmaceda, bajo su administración, en la parte financiera hubo más control en las incapacidades y el pago de tiempo extraordinario y de guardias.

En cuanto a la parte médica, los datos indican que los plazos de espera para una cirugía pasaron de 667 días en 2010, a 261 ahora.

En infraestructura estuvo la remodelación de quirófanos de hospitales nacionales y la construcción de 47 Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebáis), que son el primer filtro de los servicios médicos públicos.

Balmaceda señaló que entre los retos de Sáenz está continuar con el plan de expediente digital.