Por: Ángela Ávalos 24 julio
Los oficiales encontraron decenas de vehículos mal estacionados. Ahora, ellos pueden hacer la multa aunque no esté presente el chofer, también retirar placas.
Los oficiales encontraron decenas de vehículos mal estacionados. Ahora, ellos pueden hacer la multa aunque no esté presente el chofer, también retirar placas.

113 dueños de vehículos mal estacionados perdieron sus placas en la primera semana de vigencia de la reforma a la ley de tránsito, la cual permite multar aun cuando no esté presente el conductor.

El director de la Policía de Tránsito, Mario Calderón, informó de que la reforma les permitirá atacar un problema que había caído en la impunidad.

La sanción económica por dejar el vehículo en un sitio prohibido para estacionar es de ¢51.316.

El 6 de junio, los diputados aprobaron el proyecto que reforma parcialmente la Ley de Tránsito por Vías Públicas Terrestres y Seguridad Vial, que permite multar a los conductores mal estacionados frente a un hidrante, obstruyendo una cochera, en las esquinas, en las aceras o en zona con línea amarilla.

Según el caso, se retiran las placas e, incluso, se puede remover el vehículo.

"Queremos hacer que las personas entren en conciencia. La semana pasada, estuvimos haciendo controles de ruido en San José, sin multar (...) Pronto comenzaremos a sancionar ruido con una multa de ¢306.850,21 y ya estamos sancionando a quienes no quieren estacionar adecuadamente", advirtió Calderón.

Según dijo, llevan mucho tiempo de pedirle a los choferes que dejen de estacionar en las aceras por consideración a los peatones.

A partir del lunes 17, si un oficial encuentra un vehículo mal estacionado, aplica la nueva normativa: baja las matrículas (placas) y el usuario muy probablemente va a tener que invertir entre tres y cinco días en los trámites administrativos para recuperar las placas. Durante ese tiempo, no puede usar el carro.

La reforma también permite castigar a los conductores que se nieguen a realizarse la prueba de alcohol (alcoholemia) y clarifica el procedimiento sancionatorio para quienes se rehúsen. Ademas, establece sanciones por circular con más de la capacidad permitida de pasajeros o sin portar la licencia correspondiente al vehículo.