Peligra sorteo de plazas el 26 de enero: muchas quedarían sin llenar

Por: Ángela Ávalos 14 enero, 2015
En la huelga de residentes del 2010, se acordó el contrato de retribución por tres años. | ARCHIVO/ALBERT MARÍN
En la huelga de residentes del 2010, se acordó el contrato de retribución por tres años. | ARCHIVO/ALBERT MARÍN

El envío de más de 100 nuevos médicos especialistas a centros de salud de las zonas rurales se podría atrasar por el lío que se ha armado con el servicio social obligatorio.

Al ser un requisito que se exigirá por primera vez este año para especialistas, las dudas que han aparecido podrían dejar en ascuas a 49 centros que aguardan a estos profesionales para desahogar las listas de espera.

Para el Ministerio de Salud –a cargo de la Comisión Nacional de Servicio Social–, el año de servicio social lo deben cumplir quienes terminan, a partir del 2015, sus estudios en alguna especialidad médica (residentes), dijo la directora general de Salud, Priscilla Herrera García.

Para los futuros especialistas, no es así. Karina Vargas Lepe, vocera de los residentes, coincide con la Unión Médica Nacional: el requisito solo lo deben cumplir quienes no lo hicieron como médicos generales o iniciaron su especialidad antes del 26 de octubre del 2012.

Tampoco están de acuerdo con la lectura que da la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a la reforma a la ley.

La gerenta médica, María Eugenia Villalta Bonilla, dice que el primer año que harán los residentes será el de servicio social. Luego, cumplirán con el contrato de retribución que firmaron para trabajar otros tres años adonde la institución los envíe.

El presidente de la Unión Médica, Edwin Solano, sostiene que eso no se discutió cuando se tramitó la reforma a la Ley de Servicio Social Obligatorio, número 7559, publicada en noviembre y que da vida al nuevo requisito.

Tampoco, dice Solano, coincide con el contrato que firmaron los estudiantes cuando iniciaron su residencia: “Si hay especialistas que iniciaron con unas reglas, estas no se le pueden cambiar a medio río”.

Esto explica por qué, a dos semanas de que se realice el sorteo de las plazas de servicio social, incluso la Caja dude de que se llenen todas las que saldrán a rifa.

Herrera aclaró que, por ley, estarían facultados a convocar un sorteo extraordinario en caso de que esa situación se dé.

Si por la víspera se saca el día, hay muchas posibilidades de que sea así, porque a muchos de los residentes no les calzan los plazos para cumplir los requisitos e inscribirse, al mismo tiempo, en el primer sorteo de plazas.

Hoy y mañana, representantes de la Caja y del Colegio de Médicos se reunirán con el Ministerio de Salud en un intento de aclarar dudas sustanciales para decenas de residentes.

Según lo que resulte de esas citas, la Unión Médica convocará a los residentes y serán ellos quienes decidirían los siguientes pasos a dar en este caso.