Cualquiera que se diga enfermera y brinde control prenatal, atención del parto, del recién nacido y del periodo del posparto, debe tener al día la licencia que da Colegio de Enfermeras

Por: Ángela Ávalos 5 mayo, 2016

El Colegio de Enfermeras de Costa Rica alerta a la población sobre los riesgos que puede entrañar para la madre y el bebé tener un parto casero guiado por 'doulas' o parteras.

Sostienen que esta tendencia de dar a luz en el hogar pone en peligro la vida de las mujeres y sus hijos y significa un retroceso en la atención materno-infantil.

El Colegio de Enfermeras alerta a la población de la importancia de corroborar solicitando la licencia emitida por el colegio de enfermeras, la cual debe estar al día, de cualquier persona que se diga enfermera obstétrica y que brinde servicios para el control prenatal, atención del parto, recién nacido y periodo del pos parto", menciona el comunicado.

El llamado lo hicieron este jueves, Día Internacional de la Partería.

Según la presidenta del Colegio de Enfermeras de Costa Rica, Ligia Ramírez, los logros obtenidos en el país gracias a la profesionalización de la enfermería obstétrica se han hecho evidentes con acciones de promoción de la salud, la reducción de la mortalidad materno infantil y la constante revisión de las prácticas basadas en la evidencia científica para brindar el mejor acompañamiento a las familias gestantes.

"La tendencia de las 'doulas' o parteras, muchas de ellas no profesionales ni autorizadas en el país por un colegio profesional para ejercer la partería profesional, y ante la necesidad de las mujeres de recuperar lo íntimo y familiar del nacimiento de sus hijos, es un gran riesgo que ninguna madre desea asumir para su hijo o hija, además de que representan un retroceso en la atención de la salud del país, pues se violan todos los protocolos de vigilancia del parto necesarios para evitar consecuencias graves. Sumado a esto el país no cuenta con una infraestructura vial que garantice el traslado expedito en caso de una emergencia obstétrica", agregó Ramírez.

Menos del 1% de los partos en el país se dan fuera de los hospitales, según el INEC. Foto: Melissa Fernández

Griselda Ugalde, enfermera obstétrica y miembro del Comité de la Mujer del Colegio de Enfermeras, afirmó que es necesario impulsar el empoderamiento de las mujeres, el reconocimiento de la autonomía sobre su cuerpo y la eliminación de prácticas invasivas e innecesarias que rescaten la atención del parto natural, la libre deambulación y posición, y todas aquellas intervenciones que garanticen un ambiente de confort y de respeto.

Un reportaje publicado por este medio, da cuenta del aumento de los partos extrahospitalarios entre el 2014 y el 2015, cuando se pasó de 524 a 567.

Expertos consultados para ese artículo, coincidieron en que en el país los partos caseros son una práctica sin control.

El Ministerio de Salud la clasifica como una 'actividad privada' en la que no puede tener injerencia.

Enfermeras y médicos pediatras y ginecoobstetras consultados, sostienen que el principal requisito para tener un parto en casa es tener un embarazo de bajo riesgo. No obstante, esta condición no asegura que, en el último momento, se complique la labor de parto y se requiera trasladar a la mujer y a su hijo a un hospital.

Grupos promotores del parto humanizado y favorables a la práctica del parto en el hogar, argumentan que la violencia que muchas veces sufren las mujeres en centros hospitalarios las motiva a buscar un ambiente más personalizado e íntimo donde dar a luz.

Mujeres que optaron por dar a luz en el hogar, que fueron consultadas por La Nación, afirman que la decisión se tomó de manera informada y asegurando que las personas que guiaron su parto eran profesionales calificadas.