Por: Ángela Ávalos 26 julio, 2015

Como dice la campaña del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) , el chasís (carrocería) de los motociclistas son ellos mismos.

Y esto se ve, todos los días, en las salas de Emergencias de los principales hospitales del país, a donde llegan partidos en mil pedazos porque el único blindaje que tienen ante un choque es su propio cuerpo.

Las lesiones más frecuentes están localizadas en la cabeza, a las que se suman las fracturas en diferentes partes del cuerpo, empezando por el cráneo.

Las peores son las de médula, que pueden ocasionar parálisis del cuello para abajo, o de la cintura hacia abajo.

Las motos abren espacio por donde sea y como sea. | JORGE NAVARRO
Las motos abren espacio por donde sea y como sea. | JORGE NAVARRO

Las fracturas mandibulares y de las manos son muy comunes de tratar en el Hospital del Trauma. Allí llegan los casos que califican como amarillos y verdes (los de menor complejidad), informó el gerente médico, Víctor Pérez Ayala.

El jefe del servicio de urgencias del Hospital Calderón Guardia, Dónald Corella Elizondo, confirmó que, además de percibir un aumento en el número de víctimas de percances en moto, también se están viendo lesiones mucho más complejas.

Lo preocupante, agregó, es la discapacidad que puede quedar tras un accidente.

Dicha condición, a la postre, se podrá convertir en germen de una enfermedad social mayor: la pobreza, según coincidieron especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el Instituto Nacional de Seguros (INS) y el Cosevi.