Para ampliar la cobertura habrá 100.000 dosis adicionales; CCSS gestiona compra de 1,3 millones de vacunas

Por: Ángela Ávalos 23 febrero

Todos los niños menores de cinco años serán protegidos contra el virus de la influenza a partir de este año.

Anteriormente el límite para aplicar la vacuna era de tres años de edad. El cambio fue aprobado durante la reunión de este jueves de la Comisión Nacional de Vacunación.

Roberto Arroba Tijerino, coordinador de Inmunizaciones y secretario técnico de la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología, en el Ministerio de Salud, confirmó la información, que se basa en recomendaciones de especialistas en Pediatría de proteger a la población escolar.

Según Arroba, la fecha de la campaña nacional de vacunación se mantiene sin mayores cambios.

La jornada del 2017, se iniciará en la segunda semana de mayo y se prolongará durante tres meses, informó el especialista.

La ampliación en la cobertura infantil implicará la compra de 100.000 dosis más de vacunas, por lo que para este año la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) gestionará la adquisición de 1,3 millones de dosis.

El año pasado, esa institución invirtió más de $4 millones en la compra del producto.

María Mulate, de 67 años, fue vacunada contra la influenza. Esta es una de las 13 que integran el esquema nacional. | ARCHIVO/DIANA MÉNDEZ
María Mulate, de 67 años, fue vacunada contra la influenza. Esta es una de las 13 que integran el esquema nacional. | ARCHIVO/DIANA MÉNDEZ

Arroba confirmó que se comprará la vacuna trivalente: con dos cepas de influenza A y una cepa de influenza B.

Esta vacunación masiva está enfocada en grupos de riesgo, que incluyen a embarazadas sin importar su edad gestacional, adultos mayores desde los 60 años, enfermos cardiópatas, diabéticos, personas con problemas respiratorios e inmunológicos, obesos mórbidos e hipertensos, entre otros.

Según Arroba, desde la Gerencia Médica de la Caja se enviará una indicación para que los médicos generales que ven enfermos crónicos, y los hospitales con servicio de Cardiología, se aseguren de vacunar a la población con alguna cardiopatía, que fue la que más baja respuesta tuvo en la campaña del año pasado.

Los cardiópatas mayores de 60 años y sin vacunar han sido las principales víctimas mortales de la influenza en los últimos meses.

El último boletín con datos sobre el pico de infecciones respiratorias agudas graves (IRAG), del 10 de febrero, daba cuenta de 59 fallecidos entre finales de octubre y las primeras cinco semanas de este año.

Un 63% de esa muertes eran por influenza AH1N1, y un 92% de los fallecidos no se había puesto la vacuna contra la gripe.

Arroba explicó que, por ahora, no se cambiará la fecha de vacunación. Se esperará a ver el comportamiento del virus este año para tomar alguna decisión a partir del 2018.

En los dos últimos años (2015-2016), el pico de IRAG se ha concentrado al final de año, cuando lo usual era que se presentara entre setiembre y noviembre.

Un total de 112 personas fallecieron en todo el 2016 producto de males respiratorios. Casi todos, tenían algún factor de riesgo que lo hacía más vulnerable al ataque de virus como la influenza.