1,2 millones de personas en riesgo recibirán protección contra la influenza

Por: Ángela Ávalos 3 mayo, 2016

El costo del trabajo operativo para lograr el éxito de la campaña de vacunación contra la gripe, podría multiplicar de dos a diez veces los $4 millones invertidos por la CCSS en la compra de las vacunas.

Esos $4 millones se podrían convertir así en $8 millones y alcanzar hasta los $40 millones debido a todo el trabajo que hay detrás de cada una de las vacunas que se aplicarán a la gente.

El anterior es un cálculo que realizan los especialistas en inmunización para tratar de aproximarse a los costos reales que encierra una campaña como la que se inició este lunes en todo el país.

Entre otras variables, contempla los costos asociados al proceso de compra de las dosis, su importación al país, el almacenamiento en una adecuada cadena de frío, su distribución, el pago al personal de salud y los controles de calidad que se efectúan en laboratorios especializados de la Caja.

La coordinadora del Programa Ampliado de Inmunizaciones de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Vicenta Machado, informó de que se realizará un estudio específico para precisar la inversión que implica una campaña como la actual.

Considerada la jornada de vacunación contra la influenza más grande en la historia, esta campaña pretende vacunar a 1,2 millones de personas de los grupos de riesgo.

“Hay una gran expectativa porque se duplica la cantidad de personas por vacunar, con el mismo recurso humano y el mismo plazo para cumplir la vacunación. Esperamos el aporte de todos: de los funcionarios y de la población”, dijo Machado.

La gerenta médica de la Caja, María Eugenia Villalta Bonilla, hizo un llamado a la gente para que acuda a los centros de salud a vacunarse.

Villalta destacó que este “es un esfuerzo país, al cual todos debemos responder”.

La gerenta de Logística, Dinorah Garro, calcula que las dosis estarán distribuidas en todos los centros a más tardar en esta semana.

Respuesta. En Hatillo 2, donde se inauguró ayer la jornada de vacunación, decenas de adultos llegaron desde buena mañana a pedir la vacuna.

El sacerdote fue el responsable de lograr semejante convocatoria. “El padre lo anunció en misa de 4 (p. m.) y yo, que tuve cáncer de mama y neumonía, no lo pensé dos veces”, comentó Kemly Arias Meza, de 70 años.

Los adultos mayores de 60 años están entre la población de riesgo de la campaña nacional de vacunación contra la gripe.

Roberto Arroba Tijerino, coordinador de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, dijo que en esta ocasión se intentará llegar más a los funcionarios de salud.

Arroba dijo que hospitales como el San Carlos, en Alajuela, pidieron 1.000 vacunas para proteger a los encargados de la atención directa, pues este es uno de los grupos de mayor riesgo.