Por: Diego Bosque 22 junio, 2014

Desde la siete de la mañana, un grupo de diez mujeres llega al relleno sanitario de Orotina para separar en bolsas el material reciclable. Rodeadas de basura y malos olores, estas amas de casa –en condición de pobreza– se arman de paciencia para clasificar vidrio, papel, plástico y aluminio.

Al final del mes, recibirán ¢15.000 como remuneración a cambio del reciclaje y una ayuda económica del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

No obstante, la verdadera recompensa, según dicen, está en ayudar en la limpieza de uno de los 27 cantones, que según el Ministerio de Salud, no tiene plan de manejo de residuos sólidos.

Las mujeres pertenecen a la Liga de Enlace Ambientalista (LEA), la cual se formó hace cuatro años. Para varias de ellas, este trabajo ha implicado un cambio importante en sus vidas. “Acá han llegado señoras enfermas y con depresiones serias. Esto les ha dado un oficio que las ha hecho sentirse diferente”, comentó Ileana Loría, líder del grupo.

“Para mí es un beneficio porque estoy ayudando al ambiente y colaboramos con el pueblo. Somos un grupo muy unido”, mencionó Ruth Pérez , de 57 años.

María Elena Carballo, de 46 años, llegó a LEA con la idea de distraerse y ganar algo de dinero para sacar adelante a un hijo que sufre una discapacidad.

“Yo viajo desde largo para estar aquí (...) el pago le sirve a uno montones, pero hay otras cosas como el apoyo de las compañeras”, dijo la mujer.

Ruth Pérez, de 57 años, separa papel para ser reciclado. | JONATHAN JIMÉNEZ
Ruth Pérez, de 57 años, separa papel para ser reciclado. | JONATHAN JIMÉNEZ

Muy activa. Esta organización recupera 45 sacos de botellas plásticas de 30 kilos cada uno y 16 estañones de vidrio por bimestre.

“Con nuestro trabajo estamos tratando de acostumbrar a las personas de Orotina a reciclar”, añadió Loría.

LEA tiene jornadas mensuales de recolección de material reciclable en el parque de Orotina ya que aún la municipalidad no hace recolecciones diferenciadas de de sus residuos.

Con el apoyo del ayuntamiento, el proyecto ahora cuenta con un camión para el traslado de los desechos hasta el centro de acopio y almacenamiento.

Uno de los inconvenientes con que lidian , comentó Alfredo Alfaro, encargado de la elaboración del plan de manejo de la municipalidad de Orotina, es la falta de un gestor ambiental. “Estamos atados de manos ya que desde hace un año estamos esperando ese nombramiento para finalizar el proyecto.”