Por: Álvaro Murillo 31 octubre, 2015

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) obligó al Partido Liberación Nacional (PLN) a volver a cambiar a su candidato para la Alcaldía de Limón, en las elecciones del 7 de febrero.

El empresario Mario Morris Brumley será el aspirante verdiblanco en reemplazo de Rachid Esna, a quien la Asamblea Nacional del PLN había elegido para sustituir a Eduardo Barboza, el escogido por los delegados liberacionistas limonenses, pero cuestionado por dar defensa legal a sospechosos de narcotráfico en Limón.

El TSE acogió una apelación de Morris, quien alegaba que la cúpula del PLN le violentó sus derechos al escoger “a dedo” a Esna. Esto, porque no se le respetó que él había sido postulante en el nivel cantonal, aunque superado por Barboza.

Al rechazar la cúpula a Eduardo Barboza, por recomendación del presidente José María Figueres, debieron escoger entre Morris y Yalile Esna, el otro nombre que se había postulado en la cantonal.

El problema es que las dos candidatas ratificadas para vicealcaldesas eran mujeres y, por ley, Esna no podía ya postularse para la Alcaldía.

Entonces, procedía escoger a Mario Morris y no a Rachid Esna, como lo hicieron los asambleístas del PLN. Esto lo decidieron los cinco magistrados del TSE en un voto de ayer viernes al mediodía.

“Sabía que iba a ganar eso. Era una lucha contra la falta de transparencia. Fue una lucha de un humilde Mario Morris contra un gigante José María Figueres”, celebró el nuevo candidato colocado por el TSE “salvo que otro motivo lo impida”, como dice el fallo.