Por: Natasha Cambronero 3 febrero, 2016

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, negó la noche de este miércoles que sea una derrota para su Gobierno la decisión de la Sala IV de anular el decreto ejecutivo que autorizaba la fertilización in vitro (FIV) en el país.

A la vez, anunció que esperará un momento oportuno para convocar en la Asamblea Legislativa el proyecto de ley para legalizar esa técnica de reproducción asistida tanto en hospitales públicos como privados, pues por ahora, la prioridad de su administración son las reformas fiscales.

Solís dijo también, que antes desea conocer el fallo integral de la Sala Constitucional y las consideraciones que emitirá la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la cual todavía no ha dicho si el decreto ejecutivo era suficiente para cumplir la sentencia con la que se condenó al país, en el año 2012, por no permitir la práctica de la FIV en suelo nacional.

El presidente Luis Guillermo Solís junto al director jurídico de la Casa Presidencial, Marvin Carvajal.
El presidente Luis Guillermo Solís junto al director jurídico de la Casa Presidencial, Marvin Carvajal.

"No hay derrota ninguna cuando de defender los derechos humanos se trata. En este caso lo que hemos hecho es acatar lo dispuesto por la Corte Interamericana (...). No siento que haya habido en absoluto un socabamiento de las tesis de la Presidencia de la República, en todo caso, acataremos respetuosamente las decisiones de los órganos judiciales como corresponde", declaró el mandatario.

infografia

"Respecto al momento que se presente el proyecto de ley, habrá que estudiarlo, usted lo dice bien, la prioridad absoluta de nuestra administración tiene que ver con los proyectos de naturaleza fiscal (...). Pero vamos a esperar a que se emita el fallo completo para leerlo en su totalidad, veremos cuáles son las consideraciones de la Corte y en ese momento definiremos la oportunidad para presentarlo ante la Asamblea Legislativa", agregó Solís en conferencia de prensa.

CIDH al tanto. Junto al director jurídico de la Presidencia, Marvin Carvajal, el presidente insistió en que solo acataba la sentencia de la Corte y refutó el alegado de los magistrados de que el decreto no procedía porque quebrantaba el principio de reserva de ley.

"El reconocimiento de los derechos humanos no es materia reservada a la ley. Dicha reserva se establece únicamente cuando se impongan limitaciones a tales derechos", afirmó el mandatario.

Carvajal por su parte, aseguró que inmediatamente informarán a la Corte sobre el fallo de la Sala IV y se negó a emitir un criterio sobre cómo se podría pronunciar los jueces de ese tribunal al respecto.