Abogado Hubert May argumentó que técnica protege a los embriones

Por: Alberto Barrantes C. 10 abril, 2015

El abogado Hubert May, representante de las parejas infértiles que demandaron al Estado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pidió "comprensión" por parte de la Iglesia católica para aplicar la técnica de la fecundación un vitro (FIV) en el país.

El obispo Ángel San Casimiro (de blanco), secretario de la Conferencia Episcopal, estuvo en el encuentro junto a otros representantes de la religión católica.
El obispo Ángel San Casimiro (de blanco), secretario de la Conferencia Episcopal, estuvo en el encuentro junto a otros representantes de la religión católica.

En una reunión privada con el obispo Ángel San Casimiro, secretario de la Conferencia Episcopal, May explicó que la legislación costarricense velaría por la protección al embrión, argumentando que la técnica no destruirá embriones debido a que todos los óvulos fertilizados serán transferidos a la misma mujer que los produjo.

"La presión de estas parejas de no tener hijos ha provocado el rompimiento del matrimonio que es una institución de mucha valía para la Iglesia católica. Queremos manifestar que la técnica garantiza la preservación de los embriones de forma segura", manifestó el abogado May.

El obispo San Casimiro afirmó que la Iglesia respeta a las familias y que analizarán la propuesta que les fue presentada, esta mañana, en el Centro Pastoral Diocesano en Alajuela.

"Queremos escuchar. La Iglesia es madre y ama a todas las familias. Luego de analizar, podremos emitir un criterio como Conferencia Episcopal", dijo el obispo.

El documento termina con la pregunta: ¿Le parece señor obispo que con esta redacción se atienden las inquietudes de la Iglesia católica?