Por: Vanessa Loaiza N. 8 mayo, 2012

San José (Redacción). El ministro interino de Obras Públicas, Luis Llach, anunció esta mañana la suspensión de los contratos directos con todas las empresas que levantan la trocha fronteriza con Nicaragua.

Mientras tanto, se le seguirá dando mantenimiento a la obra con unas 60 máquinas pesadas del Ministerio de Obras Públicas y Transportes.

La decisión fue adoptada luego de que el anterior ministro, Francisco Jiménez, denunciara aparentes irregularidades en dos contratos en los que estaban vinculados dos funcionarios del Consejo Nacional de Vialidad. La denuncia le costó el puesto a Jiménez.

Según Llach, la suspensión de la no intervención de empresas privadas se mantendrá hasta que "se puedan mejorar" los sistemas de contratación directa.

Por lo pronto, la obra de 160 kilómetros seguirá bajo la supervisión de Cacisa, la misma firma que fiscaliza la carretera a Caldera.