Presidente de la República conversará hoy con su colega cubano, Raúl Castro, sobre crisis humanitaria que viven más de 5.000 cubanos varados en Costa Rica

Por: Gerardo Ruiz R. 15 diciembre, 2015
El presidente de la República, Luis Guillermo Solís (izq.), colocó hoy una ofrenda floral frente al monumento a Antonio Maceo Grajales, en La Habana. A su lado, el vicecanciller cubano, Rogelio Sierra. Solís se reunirá esta tarde con el presidente cubano, Raúl Castro.
El presidente de la República, Luis Guillermo Solís (izq.), colocó hoy una ofrenda floral frente al monumento a Antonio Maceo Grajales, en La Habana. A su lado, el vicecanciller cubano, Rogelio Sierra. Solís se reunirá esta tarde con el presidente cubano, Raúl Castro.

San José

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, dijo este martes estar "esperanzado" en que Centroamérica reaccione y permita, antes de este viernes, el paso de unos 5.000 migrantes cubanos varados en la frontera con Nicaragua.

Las declaraciones las hizo el mandatario en La Habana, Cuba, donde se encuentra en visita oficial desde el pasado domingo.

El viernes, el presidente viajará a El Salvador para participar en la cumbre de presidentes del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), donde achacará a sus homólogos falta de solidaridad con Costa Rica para buscar una solución a la crisis humanitaria, provocada por el arribo masivo de cubanos que atraviesan Centroamérica y México para llegar, finalmente, a los Estados Unidos.

"Estamos trabajando intensamente en el plano diplomático para lograr acuerdos que permitan la salida de los cubanos del territorio nacional", comentó Solís a la prensa internacional.

La semana pasada, Solís dijo en conferencia de prensa que evalúa todas las alternativas con respecto al SICA, incluida la eventual salida de Costa Rica de esa organización, si Centroamérica insiste en una posición que él califica de cerrada y poco solidaria con respecto a los migrantes cubanos. Así lo manifestó luego de que Guatemala y Belice se negaran a dar paso por su territorio a estas personas.

Pese a esa posición crítica, Solís señaló este martes que el trabajo de su gobierno para buscar una salida diplomática al problema humanitario es intenso y que espera resultados positivos en las próximas horas.

En La Habana, Solís reiteró sentirse defraudado por la posición de Nicaragua, Guatemala y Belice, países que cerraron sus fronteras y no prestaron sus territorios para que el grupo de más de 5.000 cubanos prosiguieran su paso hacia Norteamérica.

Esta tarde, el mandatario se reunirá con su colega cubano, Raúl Castro, a quien le expondrá la problemática que enfrenta el país a raíz de la aglomeración de cubanos en la frontera norte.

Hasta el viernes 11 de diciembre, la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) había invertido ¢190 millones en la atención de 29 albergues donde había casi 4.000 cubanos.