Por: Natasha Cambronero 17 junio, 2015

El Gobierno no impulsará la creación de nuevos impuestos sino hasta que avancen en la Asamblea Legislativa los proyectos de ley contra el fraude fiscal, el contrabando y las exoneraciones fiscales.

Según el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, el Poder Ejecutivo prefiere dar un compás de espera con las reformas tributarias para evitar el traspié de las iniciativas que mejorarían la recaudación actual.

Por ello, el Gobierno postergó la presentación del proyecto para subir el tributo de ventas del 13% al 15% y transformarlo en impuesto sobre el valor agregado (IVA), con lo que se gravarían servicios que hoy están exentos, como los de abogacía y los gimnasios.

Ese plan también introduciría la renta global, que consiste en gravar a las personas sobre la suma de todos sus ingresos y no por separado, lo que incluiría salarios, dividendos y honorarios, por ejemplo.

“Precipitarse a presentar un proyecto de ley podría significar dar al traste con avances que se están teniendo en las conversaciones entre los partidos políticos y que muestran avances en los proyectos que hoy están en discusión”, dijo el ministro.

Por su parte, el viceministro de Hacienda, Francisco Pacheco, insistió en la urgencia de que se aprueben las iniciativas contra el fraude fiscal, el contrabando y las exoneraciones para combatir el déficit fiscal, que cerró el año pasado en un 5,7% del producto interno bruto (PIB).

La oposición rechazó el proyecto contra el fraude porque permitiría a Tributación embargar y tomar bienes y salarios sin orden judicial. Hacienda accedió a dejar las ejecuciones en manos de jueces, pero el Partido Acción Ciudadana (PAC) no estuvo de acuerdo .

En tanto, el viceministro Pacheco también achacó la situación fiscal a los tratados de libre comercio. Afirmó que, según sus cálculos, el país ha dejado de percibir ingresos equivalentes al 2,5% del PIB por las desgravaciones arancelarias que conllevan estos acuerdos.