Si quedara electa, sería la sétima baja de nivel de ministro en gobierno de Solís

Por: Álvaro Murillo 13 mayo, 2015
Cristina Ramírez ha sido asesora legislativa y fiscal en el Poder Judicial. Ha fungido este año como ministra de Justicia y Paz, pero dejaría el puesto si prospera la candidatura para el cargo en Madrid. | MAYELA LÓPEZ
Cristina Ramírez ha sido asesora legislativa y fiscal en el Poder Judicial. Ha fungido este año como ministra de Justicia y Paz, pero dejaría el puesto si prospera la candidatura para el cargo en Madrid. | MAYELA LÓPEZ

La ministra de Justicia y Paz, Cristina Ramírez, sería la sétima baja de alto nivel en el gabinete de Luis Guillermo Solís, si prospera la postulación para que sea la secretaria general de una organización internacional basada en España.

Ramírez es la candidata del Gobierno para el cargo de secretaria general de la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (Comjib), en sustitución de otro costarricense promovido durante el gobierno de Laura Chinchilla, el exministro de Justicia Fernando Ferraro, como se publicó ayer en el periódico Extra .

La postulación de Ramírez la confirmó el canciller Manuel González, quien explicó que el puesto implicaría funciones de tiempo completo y trasladarse a residir en España. Es decir, en caso de resultar exitosa la candidatura, deberá dejar el puesto de ministra de Justicia.

La propuesta se envió este lunes a Madrid, sede de la organización para la cual están nominados también un viceministro guatemalteco y un académico argentino, según Manuel González.

La ventaja para Ramírez sería el rango actual suyo, de ministra, además de su condición de mujer y el buen ambiente que tiene Costa Rica en estos foros.

Una desventaja sería la nacionalidad del actual secretario general, pues los países de la Comjib podrían considerar que ya Costa Rica ha estado representada y que es turno de un profesional de otra nación.

Apoyo. La decisión de postular a Ramírez la tomó el propio presidente de la República, Luis Guillermo Solís. “Él consideró que, sin demérito de muchas cualidades de don Fernando, es mejor candidata doña Cristina”, manifestó el canciller González.

La postulación oficial contraviene el interés de Fernando Ferraro, quien había escrito a la propia ministra Ramírez para expresarle la intención de reelegirse en ese puesto, aunque no tuvo respuesta.

Este lunes, Ferraro recibió de manera sorpresiva la noticia de la candidatura de la misma ministra Ramírez, a quien solicitó que lo postulara.

“El señor presidente tiene muchas amistades en el sistema iberoamericano y le dijeron que ven con buenos ojos el nombre de la ministra, en buena parte por el rango”, añadió el canciller, en alusión a la experiencia de Solís cuando fue director regional de la Secretaría General Iberoamericana (Segib).

La elección será a finales de este mes y, de prosperar, representaría la salida de la sétima ministra en el gobierno de Solís. Ya se dieron cambios en la jerarquías de Seguridad, Salud, Presidencia, Ciencia, Turismo y Cultura.

En este año de la administración Solís, Ramírez ha estado a cargo del problema del hacinamiento en las cárceles del país y tampoco ha estado exenta de cuestionamientos. También una resolución de la Sala Constitucional la obligó entregar información pública sobre ese tema.

Ella ha sido asesora en la Asamblea Legislativa y fiscala en el Poder Judicial. Este periódico intentó comunicarse con ella ayer, pero no contestó las llamadas a su teléfono celular.