Por: Esteban Mata Blanco 10 febrero
El exdiputado Jorge Angulo luce muy diferente a como se veía hace apenas tres años siendo diputado. El jueves asistió a una audiencia privada en el juzgado penal de Hacienda, en Goicoechea.
El exdiputado Jorge Angulo luce muy diferente a como se veía hace apenas tres años siendo diputado. El jueves asistió a una audiencia privada en el juzgado penal de Hacienda, en Goicoechea.

La Fiscalía rechazó la propuesta de que el exdiputado liberacionista Jorge Angulo se acoja a una "medida alternativa" que le permita evitar un juicio por la supuesta comisión de cuatro delitos de concusión, dos de tráfico de influencias y uno de extorsión.

"La Fiscalía considera que la medida alterna no aplica por aspectos de legalidad, los cuales serán expuestos en una audiencia oral de apelación cuando sea convocada", dijo el Ministerio Público luego de conocerse que los demandantes civiles están dispuestos a llegar a un arreglo.

El jueves, en el último día de audiencias preliminares contra el exlegislador y tres imputados más, el Ministerio Público se opuso a la posibilidad de un acuerdo, cuyos detalles no fueron revelados.

A Angulo se le acusa de cobrar dinero a una constructora cambio de no entorpecer la construcción de un colegio en San Vito de Coto Brus (Puntarenas), la cual iba a ser financiada con recursos públicos de la Junta de Desarrollo Regional de la Zona Sur (Judesur). Además, se le achaca haber pedido a la junta directiva de Judesur que le pagara gastos personales, como un hospedaje en un hotel.

Él fue acusado por la Fiscalía desde el 29 de noviembre del 2011, mientras era diputado, pero el juicio no se ha celebrado y ahora las partes negocian salidas alternas.

Los demandantes civiles Jorge Sandoval y Rosibel Dittel, propietarios de la constructora COIN KRJ, exigieron una indemnización de ¢2.000 millones.

Ellos afirmaron que el entonces diputado les exigía sumas millonarias, con tal de no interferir en el proceso de construcción del colegio en San Vito de Coto Brus. Ahora, evalúan otra salida.

Rafael Gairaud, abogado de Angulo, intenta evitar que el exlegislador vaya a juicio, por lo que explora la figura de la conciliación prevista en la ley.

Ya el 27 de enero pasado aceptaron un acuerdo los ocho exdirectivos de Judesur involucrados en este proceso. En su caso, se les acusó de malversación de fondos y peculado porque, supuestamente, autorizaron pagar con fondos públicos cerca de ¢1 millón en gastos al exlegislador y a sus exasesores en el Hotel Sierra, en Golfito.

Para no ir a juicio, cada uno de estos exfuncionarios se comprometió a aceptar los hechos, a pagar entre ¢1,5 millones y ¢2 millones al Estado en dos años y tres meses, y a realizar 200 horas de trabajo comunal en un centro de bien social de la zona sur del país.

Sin embargo, la Fiscalía se opone a que esta medida se aplique para el verdiblanco por los supuestos delitos ocurridos en torno a la construcción del colegio.

Tras el último día de audiencia preliminar contra el exdiputado Angulo Mora, el abogado Gairaud presentó un recurso de revocatoria y apelación a la resolución dictada por el Jugado Penal de Hacienda. En este caso también están imputadas tres personas de apellidos Arias Dowart, Gómez Guido y Alfaro Chávez.

De momento, ninguna de las partes se quiere referir al intento de acuerdo, en vista de un pacto de confidencialidad ordenado por el juez a cargo de analizar las audiencias.

Lo que queda es que el juzgado defina, mediante una resolución, si acepta o no la última apelación de la defensa del exdiputado, y si acepta o no el acuerdo de conciliación que se podría permitir como medida alternativa, o si bien, el caso sigue su curso en un juicio penal.

A pesar de que la Corte Suprema de Justicia definió que el juicio contra Angulo se iniciaría el 15 de julio del 2013, luego de que se le retirara la inmunidad de diputado, una serie de apelaciones, dictámenes médicos y recursos presentados por sus abogados lograron que él terminara sus funciones de legislador en abril del 2014 sin presentarse ante los jueces.

Su caso pasó a la vía ordinaria, al Juzgado Penal de Hacienda. El 10 de enero de este año Angulo se enfrentó de nuevo al proceso que inició poco más de seis años antes. Y dijo sentirse tranquilo gracias a la medicación que recibe por una afección que no especificó.

"Estoy bastante mejor, pero con un tratamiento bastante rígido y con mucha tranquilidad que es lo que el cardiólogo me dice y por cierto que aquí, lógicamente, ando con un medicamento, un tranquilizante para hacerle frente a estas audiencias", dijo.