También tienen derecho a 500litros de gasolina mensualmente

 24 febrero, 2014

Los diputados no solo estrenarán traje el 1.° de mayo: también un mayor sueldo, de ¢3,7 millones. Esto ya incluye un 5% de incremento correspondiente a mayo, que es otorgado por ley.

El cálculo del salario de los legisladores rige desde diciembre de 1998, cuando se aprobó la ley de remuneración de los diputados, en la cual se establece un incremento anual del 10%.

Ese porcentaje se distribuye así: un aumento del 5% en mayo y otro similar en noviembre.

Al inicio de este periodo legislativo (2010-2014), se suscitó una fuerte polémica porque los actuales congresistas aprobaron un proyecto que subía su ingreso de ¢2,5 millones a ¢4,3 millones. La iniciativa no prosperó finalmente.

Los nuevos parlamentarios tendrán otro incremento salarial del 5% en noviembre, y se calcula sobre el sueldo bruto vigente (5% de ¢3.776.492.16; o sea, ¢3.965,256.60).

Aparte del ingreso salarial mensual, los congresistas tienen derecho a 500 litros de gasolina (aproximadamente ¢350.000, según el costo de los combustibles).

Anteriormente, el Congreso daba cupones de gasolina a los diputados; sin embargo, el sistema cambió y ahora se utiliza una tarjeta de débito.

Los asesores. En otros aspectos administrativos, la Asamblea Legislativa se prepara para trasladar las plazas de confianza a las nuevas bancadas.

Cada legislador tiene derecho a nombrar 5,86 asesores. Estos puestos son designados por un plazo de cuatro años, pero pueden ser retirados en cualquier momento, por su calidad de empleados de confianza de los despachos.

Los diputados también están autorizados a solicitar, en calidad de préstamo, a dos funcionarios administrativos, que sí tienen plaza fija en la Asamblea.

El Congreso tiene 1.024 empleados distribuidos de la siguiente forma: 685 son administrativos, 334 van a las fracciones y cinco son asignados a la presidencia legislativa de turno.

La Asamblea Legislativa también costea el servicio telefónico de los parlamentarios, quienes mensualmente tienen derecho a gastar ¢161.000. Esta suma incluye las líneas en su despacho, así como la erogación de su celular.

Anualmente se contabiliza el gasto telefónico; si se excede de ¢1.932.000, el legislador debe pagar la diferencia de su bolsillo.

El Congreso da a los diputados una línea telefónica celular, pero ellos deben adquirir el aparato.

Bocadillos. Otro aspecto del que se encarga la administración legislativa es contratar diariamente los bocadillos que se sirven en el cafetín. A los parlamentarios también se les ofrecen café y gaseosas.

El cafetín es un salón anexo al plenario. Allí van los parlamentarios cuando se conceden recesos.

El costo diario de adquirir la alimentación es de ¢100.000.

La Asamblea Legislativa dispuso, además, que en las actividades oficiales solo se sirva vino.

Por eso, el Congreso, remató, en setiembre del año pasado, un lote de 842 licores por ¢6,9 millones, pero el concurso fracasó.

Etiquetado como: