Ante diplomáticos, alabó apertura de Alemania a la migración en Europa

Por: Aarón Sequeira 2 diciembre, 2015

En apenas diez días, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, cambió totalmente su discurso sobre los migrantes: pasó de alabar a Alemania por abrir sus fronteras ante las oleadas provenientes de otros países a impedir totalmente el paso por su territorio de los cubanos, en camino hacia Estados Unidos.

El 5 de noviembre, en una cita con diplomáticos de cuatro países (Colombia, El Salvador, Italia y Alemania) para recibir sus credenciales como embajadores, Ortega se deshizo en elogios para la canciller alemana, Ángela Merkel, por su política de apertura de las fronteras.

“Quiero decirle, querida embajadora (alemana ante Nicaragua, Ute König), aquí ante los hermanos embajadores, sobre todo de pueblos centroamericanos como el pueblo salvadoreño que, cuánto admiramos y reconocemos la firmeza, la valentía de la canciller (Merkel) que ha abierto las puertas de Alemania a la inmigración”, dijo el mandatario.

Es más, el tono de alabanza del gobernante nicaragüense llegó al punto de lanzar la petición de que se abran las fronteras por todo el mundo, como gesto de humanismo ante las personas que salen en busca de mejores condiciones de vida en otros países.

“Ahí está Alemania dando un ejemplo, un ejemplo de humanismo que tanto demandan en estos tiempos nuestros pueblos... Humanismo para que se puedan abrir las fronteras por todos lados; sería lo ideal, y no estar en situaciones donde se cierran fronteras”, asegura Ortega.

La vocera del Gobierno de Nicaragua, Rosario Murillo, y el presidente Daniel Ortega alabaron, ante la embajadora de Alemania, Ute König, la política de ese país de abrir las fronteras para los migrantes sirios y africanos, pero les cerraron las fronteras a los migrantes cubanos que tienen rumbo a Estados Unidos, solo diez días después. | EL19DIGITAL.
La vocera del Gobierno de Nicaragua, Rosario Murillo, y el presidente Daniel Ortega alabaron, ante la embajadora de Alemania, Ute König, la política de ese país de abrir las fronteras para los migrantes sirios y africanos, pero les cerraron las fronteras a los migrantes cubanos que tienen rumbo a Estados Unidos, solo diez días después. | EL19DIGITAL.

De ese argumento del gobernante quedó constancia en el diario oficialista El 19 Digital , tanto en los discursos publicados en su sitio web como en el video colgado en la red social YouTube.

Portazo a migrantes. Una semana y tres días después de esas alabanzas de Ortega al derribo de las fronteras y de asegurar que quienes “piden la expulsión y el cierre de la entrada de los inmigrantes” están “fuera de la historia”, el Gobierno de Nicaragua les dio un portazo en la cara a los migrantes cubanos e, incluso, los echó.

El cambio de discurso es evidente al contraponer las palabras salidas de la boca del propio presidente Ortega con las acciones adoptadas por su gobierno, que primero cerró el paso por todos los pasos posibles y, además, militarizó el borde.

Con el ingreso masivo de isleños y el desmantelamiento de una red de coyotaje en Costa Rica, la vocera del Gobierno y esposa de Ortega, Rosario Murillo, aseguró que se trataba del “ingreso forzoso de miles de inmigrantes irregulares”.

A diferencia de la opinión de su líder, Managua insistió en que la oleada de viajeros ilegales amenaza “la tranquilidad del pueblo” nicaragüense.

Incluso, ese gobierno se negó a aceptar la propuesta de Costa Rica de darles una salida a los migrantes que buscan acogida de parte de Estados Unidos.

Primero, alegó que San José se negaba a discutir en el seno del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA); pero cuando el canciller, Manuel González, logró convocar al Sistema y a otros cancilleres de naciones implicadas, rechazó totalmente la propuesta costarricense.