Presidente cerró gira por tierra asiática confiado en nueva era en las relaciones

Por: Aarón Sequeira 12 enero, 2015
En el último día de su gira por China, Luis Guillermo Solís visitó el puerto de la ciudad de Tianjin, a 200 kilómetros de Pekín, para conocer la zona económica especial y el puerto, ante el eventual establecimiento de un área similar abierta a la inversión china en Costa Rica. | CORTESÍA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA
En el último día de su gira por China, Luis Guillermo Solís visitó el puerto de la ciudad de Tianjin, a 200 kilómetros de Pekín, para conocer la zona económica especial y el puerto, ante el eventual establecimiento de un área similar abierta a la inversión china en Costa Rica. | CORTESÍA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

El presidente Luis Guillermo Solís interpreta que la República Popular de China no está detrás del empresario Wang Jing, concesionario del proyecto del canal de Nicaragua.

Así lo explicó el mandatario desde Pekín durante una conversación telefónica con La Nación al cierre de su gira por ese país asiático.

“No se planteó el tema dentro de la agenda, pero he visto reiteradas opiniones del Gobierno chino, en medios, de que no tiene nada que ver, y yo lo creo”, aseguró Solís.

Además de la declaración del mandatario, altas fuentes del Poder Ejecutivo expresaron a La Nación que el Gobierno de China les informó de que no está detrás de esta obra.

El concesionario de la construcción del canal, Wang Jing, preside la compañía Hong Kong Nicaragua Canal Development (HKND Group) y la empresa de telecomunicaciones Xinwei.

Canal en tierra. Para la construcción de un canal interoceánico entre el mar Caribe y el océano Pacífico a través de territorio nicaragüense, Wang prevé una inversión de $50.000 millones.

El inicio de las obras, el 22 de diciembre, ha levantado las alertas en Zapote ante el probable impacto ambiental negativo.

En diciembre, Solís aseguró que seguiría muy de cerca cada etapa de la construcción de ese canal, aprobado por la Asamblea Nacional de Nicaragua desde mediados del 2013.

Pocos días antes de la visita del presidente Solís a China, el concesionario del proyecto canalero habló a la prensa en un hotel de Pekín, según información recogida en el diario nicaragüense El Confidencial .

En esa rueda de prensa, Wang dijo que le rinde total fidelidad a la agrupación gobernante, el Partido Comunista de China, y añadió que la empresa de telecomunicaciones Xinwei trabaja “de acuerdo con las directrices, líneas y requisitos del partido”.

Fin de la gira. En cuanto a la gira de casi una semana, Solís aseguró que lo satisface haber cambiado los términos de referencia en la relación con el gigante asiático.

Según el mandatario, se abrió un nuevo momento, diferente del que mantuvieron los expresidentes Óscar Arias (quien estableció las relaciones con China) y Laura Chinchilla.

“Me siento cercano al presidente Xi (Jinping). Cambia la lógica, y se puede decir que hay un antes y un después en las relaciones, que tendrán frutos muy pronto”, aseguró el presidente.

En cuanto a los avances de los diálogos bilaterales, Solís destacó el acuerdo de factibilidad para establecer una zona económica especial, en Puntarenas o Limón, así como la previsión para facilitar el acceso del turismo chino de alta capacidad económica.

En cuanto a la inversión, el gobernante rechaza que se trate de empresas de maquila que requieran mano de obra barata, sino que se adaptará a las condiciones del país.

“Estamos hablando de alta tecnología, industrias, ciencias de la vida, energías limpias, paneles solares, aeronáutica, entre otras actividades”, añadió.

En una declaración brindada en Pekín, Solís habló de flexibilizar los requisitos para la venida de turistas asiáticos, pero por la vía telefónica precisó que se trata de facilitar los requerimientos para la llegada de los chinos.

En primer lugar, el Gobierno busca abrir más consulados en China, además de intercambiar información sobre dónde hay más salida de turistas.

Asimismo, se prevé la facilitación de visas y la eventual apertura de vuelos directos entre Pekín y San José.