Jefe de la Unidad asegura que varios de sus congresistas lo respaldan

Por: Esteban Mata Blanco, Aarón Sequeira 6 marzo, 2015
Sergio Ramírez (primero de izquierda a derecha) aspira a ser magistrado de la Sala I. Él cuenta con el apoyo de la bancada del PLN, cuyo jefe, Juan Luis Jiménez (con barba) no ve inconveniente que sea asesor de los verdiblancos. Junto a ellos, el diputado del PUSC, Luis Vásquez, y el presidente del Congreso, Henry Mora. | MAYELA LÓPEZ
Sergio Ramírez (primero de izquierda a derecha) aspira a ser magistrado de la Sala I. Él cuenta con el apoyo de la bancada del PLN, cuyo jefe, Juan Luis Jiménez (con barba) no ve inconveniente que sea asesor de los verdiblancos. Junto a ellos, el diputado del PUSC, Luis Vásquez, y el presidente del Congreso, Henry Mora. | MAYELA LÓPEZ

El asesor político del PLN, Sergio Ramírez, tiene el apoyo de varios diputados del PUSC para pelear por el nombramiento de magistrado de la Sala I, que está en discusión en el Congreso.

El jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Rafael Ortiz, aceptó ayer que hay legisladores de su bancada que respaldan a Ramírez, un abogado con experiencia en Derecho Administrativo y quien ha estado ligado al Partido Liberación Nacional (PLN) en los últimos 20 años.

“Hemos analizado las diferentes candidaturas y sin que haya una definición total de los tres candidatos, dentro de la fracción todos tienen quién los apoye”, afirmó el jefe de la bancada socialcristiana, Rafael Ortiz.

El legislador expresó que no descalifica a Ramírez por sus nexos con el PLN, pero advirtió de que los ocho congresistas del PUSC tratarán de apoyar a un mismo candidato, sin que por ahora exista línea de votación.

Juan Luis Jiménez Succar, líder del PLN, explicó que cuentan con un respaldo importante para Ramírez. Recalcó que no hay cabida para los cuestionamientos en contra del aspirante por ser asesor del PLN, pues, a su entender, en el Congreso “todas las decisiones son políticas” y el tener preferencia política no debe ser razón de veto.

Ramírez fue escogido por la Comisión de Nombramientos del Congreso, junto al exjuez Wílliam Molinari Vílchez y a Ileana Sánchez Navarro, en la terna final para magistrado.

Los congresistas tienen el derecho de ignorar los nombres recomendados por sus compañeros de la Comisión de Nombramientos y por la Corte Suprema para nombrar al juez.

Para ser magistrado de una de las cuatro salas de la Corte Suprema de Justicia se necesita, al menos, el apoyo de 38 diputados.

Los cinco magistrados de la Sala Primera tramitan, sobre todo, asuntos en la materia Contencioso Administrativa.

En contra. Por ahora, legisladores de otras bancadas ven con recelo la postulación de Ramírez.

La jefa del Partido Acción Ciudadana (PAC), Emilia Molina, sentenció que su agrupación no ve con buenos ojos la candidatura de Ramírez, precisamente por ser asesor del PLN.

La oficialista explicó que entre los oficialistas hay votos para Molinari y para Sánchez. Eso sí, una mayoría de los 13 miembros del PAC se inclina por Molinari.

Para el presidente de Nombramientos, Ottón Solís, no es correcto que una fracción promueva a un empleado suyo para magistrado de la Corte.

“Yo opino mal de esa intención. (...) Sergio (Ramírez) cae muy bien, cultiva su relación con los diputados, pero nombrarlo ahí es inconveniente”, dijo Solís.

Si bien Gerardo Vargas, jefe de la bancada del Frente Amplio, explicó que aún no escogen un candidato, aseguró que no ve posible un respaldo para Ramírez, en virtud de su situación como asesor.

Entre el PAC (13 diputados) y el Frente Amplio (nueve miembros) suman 22 votos en contra de Ramírez. Para ser magistrado, un aspirante requiere 38 votos.

Los diputados acordaron ayer discutir la semana entrante, como una prioridad, la elección del nuevo magistrado de la Sala I, para llenar el cargo dejado por Óscar González, tras ser destituido por el Congreso, el 28 de julio.

En esa ocasión, 53 de los 57 diputados acordaron destituir a González, tras una recomendación de la Corte Suprema de Justicia, en vista de que afronta una causa penal por seis delitos de violación y uno de tentativa de violación contra una exjueza.