El escultor costarricense dijo que ha trabajado, junto con el arqueólogo del Museo Nacional, Francisco Corrales, durante más de 10 años para que la Unesco aprobara la declaratoria

Por: Daniela Cerdas E., Manuel Herrera 23 junio, 2014
El escultor Jorge Jiménez Deredia votó en San Pablo de Heredia.
El escultor Jorge Jiménez Deredia votó en San Pablo de Heredia.

El escultor costarricense Jorge Jiménez Deredia afirmó que esta madrugada "lloró de la emoción" luego de que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declarara patrimonio mundial cuatro sitios arqueológicos con esferas precolombinas ubicados en el cantón de Osa, Puntarenas.

Deredia dijo que ha trabajado, junto con el arqueólogo del Museo Nacional, Francisco Corrales, durante más de 10 años para que la Unesco aprobara la declaratoria de patrimonio de la humanidad las esferas.

"La importancia para Costa Rica de esto es que nos devuelven nuestra historia profunda, la cual nos fue negada durante muchos siglos. A los costarricenses nos había dicho que éramos huérfanos, que no teníamos historia, que éramos un país de paso. Las esferas representan una civilización. Por primera vez en la historia a Costa Rica, se le reconoce culturalmente su pasado a nivel mundial. La lucha que hemos hecho durante estos años es para que los costarricenses de hoy en adelante no nos podamos sentir huérfanos", expresó Deredia, vía telefónica desde Italia.

El escultor explicó que ellos han luchado por muchos años con las uñas pero nadie les quería dar importancia.

"Vamos a luchar ahora para que nada de lo que hay se pierda, en demostrarle al mundo que somos capaces de conservar este proyecto. La Selección Nacional y la declaratoria de patrimonio mundial de las esferas, son las noticias más grandes para el orgullo nacional", dijo.

Para la arqueóloga y estudiosa de las esferas por más de 20 años, Ifigenia Quintanilla, el anuncio es un reconocimiento para los pueblos indígenas precolombinos y descendientes de ellos.

"Es un cambio en la política de la Unesco en lo que son reconocimientos de patrimonio mundial, que normalmente están enfocados en Europa y en lo grande, lo majestuoso o lo monumental", manifestó Quintanilla.

La profesional dijo que la declaratoria de la Unesco se logró gracias al esfuerzo de la administración de Laura Chinchilla, quien asumió con compromiso el querer reconocer los más de 10.000 años de historia precolombina del país.

Sin embargo, la arqueóloga comentó que la mención requiere de compromisos políticos importantes para no rozar la línea roja que pondría en peligro mantener el título de patrimonio.

"Es un reconocimiento con obligaciones. Costa Rica tiene que cambiar su manera de hacer arqueología porque tiene que cumplir con compromisos, eso implica profesionalizar la arqueología, y un nuevo modelo en la gestión del patrimonio arqueológico" comentó.

Quintanilla hizo énfasis en la importancia de que las esferas se mantengan en su ambiente para conservar los lugares arqueológicos y todo lo que está asociado a ellas.

Wilhelm von Breymann, presidente del Instituto Costarricense de Turismo (ICT), comentó que con la mención de la Unesco el país tiene una razón más para promocionarse en el extranjero.

"Este nombramiento como patrimonio es un gran punto a favor de Costa Rica. Toda la Zona Sur va a ser un destino más, contará con varias rutas que se promoverán gracias al convenio de cooperación entre el ICT y el Museo Nacional", indicó el funcionario.

Breymann señaló que en la zona se activará un turismo natural combinado con uno cultural alrededor de las esferas, que se unirá al turismo rural y de observación de aves de la naturaleza que son propios de esa zona.

Nota del redactor: Información actualizada a las 9 a. m.