Anunció cambios en el Ministerio de Presidencia, pero no en el titular del cargo

Por: Aarón Sequeira 22 febrero, 2015
Luis Guillermo Solís informó de que hará cambios profundos en la comunicación entre ministros, con los diputados y con los sectores. En el resumen de la encerrona del gabinete, lo acompañaron 15 jerarcas, una diputada y la primera dama, Mercedes Peñas. | JOSÉ DÍAZ
Luis Guillermo Solís informó de que hará cambios profundos en la comunicación entre ministros, con los diputados y con los sectores. En el resumen de la encerrona del gabinete, lo acompañaron 15 jerarcas, una diputada y la primera dama, Mercedes Peñas. | JOSÉ DÍAZ

El presidente Luis Guillermo Solís quiere ministros que se comuniquen mejor entre ellos, con los diputados oficialistas y de oposición, así como con otros sectores.

Por eso, reunió, viernes y sábado, a su gabinete en la calurosa Turrialba, para que el frío entre los titulares de las carteras merme y haya una mejor voz para informar sobre las gestiones de sus ministerios, así como tener más presencia en las secciones de opinión de medios.

En dos días de encerrona, en el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie), el mandatario Solís puso a los jerarcas a estudiar técnicas de alta gerencia con expertos del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) y a identificar sus fallas.

El problema, según el gobernante, es que no han sabido comunicar el cambio que –insistió– realizan en relación con anteriores gobiernos.

“En estos dos días, hablamos de lo que debemos dejar de hacer, de lo que debemos hacer mejor y lo que debemos empezar a hacer”, aseguró Solís.

El presidente pidió a los subalternos tomar una nueva actitud, de negociación permanente, y escribir con frecuencia artículos de opinión para informar de los logros que tengan.

A pesar de que Solís solicita más contacto de los ministros con los legisladores, hizo un llamado a seguir los protocolos.

Esto para asegurar la transparencia en las citas entre miembros del Ejecutivo y el Legislativo, con el fin de evitar malos entendidos e, incluso, clientelismo (ofrecimientos o peticiones de un funcionario a otro).

Cambios. Aunque estaba previsto el anuncio del nuevo viceministro de la Presidencia, en lugar de Daniel Soley, quien renunció, el gobernante dejó la noticia para otra ocasión.

Solís enfatizó en que, tras los dos días de contacto directo, no se planean cambios en el equipo de Gobierno, salvo en varios funcionarios del Ministerio de la Presidencia, para mejorar el enlace con las fracciones legislativas.

Ese cambio estará en manos del jerarca de la Presidencia, Melvin Jiménez, quien a pesar de las críticas de la oposición, seguirá al frente de la coordinación con la Asamblea Legislativa.

“El ministro de la Presidencia debe tener a su cargo tareas de coordinación, articulación, seguimiento y monitoreo. Vamos a organizarlo mejor. Hay muy buenas ideas para mejorar la gestión del ministro”, dijo Solís.

Aunque de la encerrona y de los apuntes que Solís tomó en una libreta saldrán varias recomendaciones y acciones, el mandatario dijo que no las revelará.

La coordinación de la cita del gabinete estuvo a cargo del Mariano Figueres, director de Inteligencia y Seguridad Nacional, quien se mantuvo lejos de los micrófonos de la prensa.

Además, los medios no tuvieron permiso de realizar fotografías y videos ni de ingresar al campus del Catie, salvo para la conferencia oficial del encuentro, que dio Solís a las 3:25 p. m.

En la cita estuvieron casi todos los ministros, excepto el de Comercio Exterior, Alexánder Mora, quien está de viaje por Australia y Nueva Zelanda, y el canciller, Manuel González, quien visita Washington (EE. UU.)

También asistió la jefa de Partido Acción Ciudadana, Emilia Molina, para informar a los ministros sobre las inquietudes de todos los diputados.