Por: Daniela Cerdas E. 3 julio
Parte del dinero sustraído por la mujer, debía utilizarse en la compra de alimentos del centro educativo.
Parte del dinero sustraído por la mujer, debía utilizarse en la compra de alimentos del centro educativo.

Menos comedores de centros de preescolar, primaria y secundaria, ubicados en zonas vulnerables del país, abrieron estas vacaciones de medio año, en comparación con el mismo periodo del 2016.

El MEP informó de que este año "proyectan" que 400 comedores den el servicio para el descanso de medio año, que comenzó este lunes. En las vacaciones del mismo periodo del 2016, fueron 538 centros los que suministraron el servicio de alimentación.

En el descanso de fin de año del 2016, fueron 744 centros educativos los que alimentaron a niños y jóvenes, de entre 5 y 17 años, que estudian en centros ubicados en zonas indígenas y en los que concentra la mayor cantidad de porcentaje de población en pobreza, seleccionados con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Aún el MEP desconoce cuáles centros educativos abrieron sus comedores. Es durante esta semana que harán la verificación, informó Rosa Adolio, directora de Programas de Equidad del Ministerio de Educación Pública (MEP).

"Es el tercer año consecutivo que tenemos este programa. Para este año, invitamos a 800 centros educativos (a abrir los comedores en vacaciones), confirmados tenemos 400 centros. Tenemos un menú único para todo el país, que responde a las necesidades de nutrientes", dijo Adolio, quien añadió que el presupuesto es de ¢540 millones para los 10 días que se dará alimentación.

¿Por qué algunos comedores no abren?

Adolio explicó que eso responde a dos situaciones.

La primera es cuando el MEP hace la invitación a los centros educativos para que abran el comedor, les solicita un sondeo de la cantidad de estudiantes que tomarían el servicio. Los que no abren lo hacen, según Adolio, porque reportan que será poca población la que asistirá al comedor.

La segunda es que la responsabilidad de la administración del centro educativo en vacaciones recae sobre los miembros de las juntas de educación y no en todos los casos es posible que estos asuman la tarea.

"Tenemos algunos miembros de juntas que tienen trabajos de tiempo completo y no podrían asumir la administración del centro, ya que tienen que ir a abrir para que ingrese el personal de comedor y el de seguridad y, después, los tienen que cerrar", explicó la funcionaria.

En mayo, se publicó en La Gaceta la Ley para Fortalecer el Programa de Comedores Escolares y Nutrición Escolar y Adolescente que, entre otras cosas, obliga al MEP mantener abiertos en vacaciones los comedores que estén en distritos en donde exista mayor incidencia y concentración de pobreza y pobreza extrema.

Etiquetado como: