Legislador presentó un recurso de amparo electoral esta mañana, a las 11:30 a. m., para pedir que el Tribunal Supremo de Elecciones revise las actuaciones del Partido Acción Ciudadana, al impedir su integración en la fracción oficialista

Por: Aarón Sequeira 7 diciembre, 2015
La fracción del PAC recibió ayer, luego de un año y tres meses de destierro político, al diputado Víctor Morales Zapata. Marco Redondo, jefe de fracción, consultará al partido si avala su incorporación. | JOSÉ CORDERO.
La fracción del PAC recibió ayer, luego de un año y tres meses de destierro político, al diputado Víctor Morales Zapata. Marco Redondo, jefe de fracción, consultará al partido si avala su incorporación. | JOSÉ CORDERO.

El diputado Víctor Morales Zapata, del Partido Acción Ciudadana (PAC), trasladó ante el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) su pleito contra la fracción legislativa a la que pertenece.

Esta mañana, a las 11:30 a. m., el legislador presentó un recurso de amparo electoral contra los diputados que rechazan su ingreso a las reuniones de la bancada y su incorporación plena como congresista del partido oficialista.

Aunque Morales Zapata rechazó darle declaraciones al periódico La Nación, que le hizo varias llamadas y lo buscó en el plenario legislativo, el letrado Andrei Cambronero, del TSE, confirmó la presentación del reclamo.

El amparo apenas está en su etapa de admisibilidad, explicó el letrado.

"Él presenta dos argumentos fuertes. El primero es contra la recomendación de la Asamblea Nacional del PAC, por imponerle una sanción en un contexto expecífico, pero que hay otro órgano para esa competencia espcial, la de disciplinar a los miembros de la agrupación y que la Asamblea Nacional se arroga una competencia que no le pertenece", dijo Cambronero.

El segundo argumento es que, una vez electos, los diputados son miembros de pleno derecho y que no se les puede desconocer como miembros del partido, porque "se les lesiona el derecho de participación política", que, según el diputado, se establece en la normativa nacional y en los instrumentos internacionales de derechos humanos.

A pesar de que Morales acudió hoy al TSE para reclamar la violación de sus derechos políticos, la historia de la reunión de la bancada oficialista no cambió.

La cita de todos los lunes, a la 1 p. m., empezó con todos los miembros disponibles para la cita y, al ver que estaba Víctor Morales Zapata en el salón, los que se oponen a su presencia se fueron.

El jefe de la bancada, Marco Redondo, aseguró que la decisión de Morales era lo que correspondía. Él rechazó calificar si su acción se da tardíamente, aunque sí consideró que se trata de la única vía jurisdiccional para reclamar lo que considera derechos violentados.

"Lo importante es que ya se hizo, se dio un paso trascendental. (...) Aún no tenemos la capacidad para reunirnos", indicó ante consulta de La Nación.

Ruptura

La ruptura entre Víctor Morales Zapata y el PAC nació a finales del 2013, cuando trascendió que él ocultó a la asamblea partidaria que tuvo una acusación penal por mal manejo de fondos de un préstamo del Instituto de Fomento Cooperativo (Infocoop) en 1994 y que tuvo que conciliar antes de que el caso llegara a juicio.

Esa ocultación generó que otros candidatos, como Ottón Solís, y el entonces candidato presidencial, Luis Guillermo Solís, pidieran públicamente que Morales renunciara a la aspiración legislativa, cosa que nunca sucedió.

A raíz de ello, la Asamblea del PAC le impuso una sanción política y pidió a la fracción legislativa que no lo acogiera en su seno, en caso de que ganara la diputación.

Después de eso, el Tribunal de Ética y Disciplina conoció el tema y le impuso una suspensión de un año, que luego de apelación y reimposición, se aplicó desde agosto del 2014 hasta agosto de este año.

El apego de una mayoría de legisladores del partido a esa orden partidaria ha originado que por varias semanas la fracción oficialista no se pueda reunir, pues siete legisladores dicen que solo acogerían a Morales Zapata si la asamblea nacional anula la sanción, o bien, si un tribunal de la República los obligue a hacerlo, ya sea el TSE o la Sala Constitucional.

En ese grupo están Ottón Solís, Epsy Campbell, Marvin Atencio, Marcela Guerrero, Franklin Corella, Nidia Jiménez y Marlene Madrigal.

Del lado de Morales, se inclinan Javier Cambronero, Henry Mora, Emilia Molina y Laura Garro.