Por: Irene Vizcaíno 7 noviembre, 2013

Roma

Tan insólito es que un papa renuncie, como que un gobernante costarricense en un mismo periodo conozca a dos papas.

La presidenta de la República, Laura Chinchilla, fue recibida en mayo de 2012 por el entonces papa Benedicto XVI.
La presidenta de la República, Laura Chinchilla, fue recibida en mayo de 2012 por el entonces papa Benedicto XVI.

Lo primero ocurrió en marzo de 2013 cuando Benedicto XVI se separó de la jefatura de la iglesia católica y lo segundo pasará mañana, cuando la presidenta Laura Chinchilla sea recibida en audiencia por el papa Francisco.

Chinchilla conoció a Benedicto XVI, ahora llamado papa emérito, en mayo de 2012 y diez meses después volvió a Roma para participar de la entronización del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio como sumo pontífice. No obstante, en aquella ocasión solo pudo saludarlo brevemente.

Ahora, en cambio, podrá conversar con él a solas en las oficinas del Santo Padre en El Vaticano.

"Para mí como jefa de gobierno y como católica que soy ha sido un privilegio porque ambos han sido personas con grandes condiciones y cualidades", comentó Chinchilla al final de la tarde de ayer, tras concluir una reunión preparativa de la cita de hoy.

La gobernante llegó hoy a Roma, capital italiana, donde la recibió un clima mucho más cálido que en París, donde permaneció cuatro días con lluvia y bajas temperaturas.

Esta visita a esas ciudades europeas son el útlimo viaje presidencial del año.