Aprueba que se importe el crudo de yacimientos en manos de rebeldes

 23 abril, 2013

Luxemburgo. AFP. La Unión Europea (UE) anunció ayer el levantamiento parcial de su embargo de petróleo a Siria para ayudar a la oposición en su causa contra el régimen de Bashar al-Asad, que controla una parte de los yacimientos de crudo.

Reunidos en Luxemburgo, los ministros europeos de Relaciones Exteriores decidieron autorizar, bajo ciertas condiciones, la importación de petróleo proveniente de los yacimientos sirios controlados por los rebeldes.

También autorizaron las exportaciones de equipamiento y las inversiones en el sector de los hidrocarburos, con la condición de que la medida no beneficie al régimen de al-Asad.

Los ministros consideraron necesario introducir derogaciones al embargo petrolero vigente desde 2011, con el fin de “ayudar a la población civil siria, concretamente en respuesta a los problemas humanitarios (...) y para restaurar una actividad económica normal”, indicaron en las conclusiones de su reunión.

“Respondemos así a las críticas de la oposición y de la población, que dicen estar más afectados por las sanciones internacionales que el régimen” de al-Asad, explicó un alto responsable de la UE.

“Queremos colaborar con la reconstrucción económica” de las zona controladas por la oposición “para que la población se dé cuenta que existe una verdadera alternativa al régimen de al-Asad”, subrayó, por su parte, el jefe de la diplomacia alemana, Guido Westerwelle.

Desde el inicio de la revuelta en Siria, en marzo del 2011, la producción petrolera de este país se ha reducido a un tercio de lo que era y en marzo totalizaba 130.000 barriles al día; es decir, apenas el 0,1% del total mundial, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

La mayoría de los campos petrolíferos de Siria se concentran en torno a Deir Ezzor, en el este del país, cerca de la frontera iraquí, y algunos de ellos están en manos de los rebeldes sirios.

Tras esta decisión de la UE, las empresas europeas interesadas en importar crudo deberán pedir una autorización de sus Gobiernos, que intentarán obtener las garantías de la oposición siria.

Pese a los pedidos de la Coalición Nacional Siria (CNS), europeos y estadounidenses se resisten al suministro de armas.