Con estos rescates, ya son casi 100.000 los inmigrantes que este año han llegado a costas italianas, y el aflujo no da señales de remitir.

 13 agosto, 2014
Varios trabajadores del servicio de emergencia esperan la llegada del bote pesquero con los cuerpos sin vida de 30 inmigrantes procedentes del norte de África, en el muelle del puerto de Pozzalo, en la provincia de Ragusa, Sicilia.
Varios trabajadores del servicio de emergencia esperan la llegada del bote pesquero con los cuerpos sin vida de 30 inmigrantes procedentes del norte de África, en el muelle del puerto de Pozzalo, en la provincia de Ragusa, Sicilia.

Unos 1.400 inmigrantes fueron socorridos en el Mediterráneo frente a las costas italianas en las últimas 24 horas, informó la Armada el miércoles por la mañana.

Con estos rescates, ya son casi 100.000 los inmigrantes que este año han llegado a costas italianas, y el aflujo no da señales de remitir.

La fragata "Sirocco" auxilió a una embarcación en la que viajaban 530 personas, incluyendo 47 mujeres y 137 menores. Todos ellos viajaban sin chalecos salvavidas, indicó la Marina de guerra.

El buque "Datillo", de la capitaía de puerto, rescató a un total de 686 inmigrantes en tres operaciones, y espera instrucciones para saber adónde debe conducirlos.

El "Bonita", un navío mercante griego, auxilió a 180 personas que se hallaban en una embarcación sumamente precaria al sur de la isla de Lampedusa.

"Con estas rescates, realizados en el marco de la operación Mare Nostrum, ya hemos superado los 98.000", dijo el prefecto Mario Morcone, jefe del Departamento de Libertades Civiles del Ministerio italiano del Interior.

"Se trata de personas que vienen a Italia no para hacer turismo, sino por desesperación. Muchos de ellos siguen muriendo en las travesías, pese a nuestros esfuerzos", agregó.

La operación Mare Nostrum se inició en octubre pasado, tras dos naufragios que dejaron más de 400 muertos cerca de Lampedusa y Malta.

La presión migratoria, vinculada a los conflictos que azotan Africa y Medio Oriente, se hace sentir también en España, donde más de 900 inmigrantes de África subsahariana fueron rescatados el martes en el estrecho de Gibraltar.

A las llegadas por mar hay que sumar los intentos de cruzar por tierra la triple valla fronteriza que protege el enclave español de Melilla, en el norte de Marruecos.

Unos 800 lo intentaron el martes aunque solo unos 80 lo lograron.

Etiquetado como: