11 junio, 2015
Mesa de diálogo sobre el programa nuclear de Irán
Mesa de diálogo sobre el programa nuclear de Irán

Ginebra

La fiscalía suiza abrió en mayo una investigación penal por sospechas de espionaje informático en hoteles durante las negociaciones sobre el programa nuclear iraní, afirmó el ministerio público a la AFP.

La televisión pública RTS reveló esas pesquisas y la fiscalía general confirmó a la AFP el inicio de la investigación el 6 de mayo y la incautación de material informático el 12 de mayo durante un registro.

Según la RTS, tres de los hoteles que acogieron esas negociaciones entre las grandes potencias e Irán fueron infectados por un virus informático.

Desde noviembre de 2013, los países del grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) e Irán se han reunido varias veces en Suiza para intentar cerrar un acuerdo que garantice el carácter pacífico del programa nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones occidentales contra Teherán.

Investigadores informáticos habían revelado el miércoles la utilización de un virus informático para espiar esas negociaciones.

La compañía rusa de seguridad informática Kaspersky Lab indicó haber descubierto ese virus denominado Duqu en su propia red interna, y consideró que se había empleado para espiar las conversaciones sobre Irán en 2014 y 2015.

"Muchas de las nuevas infecciones en 2014-2015 están vinculadas a las reuniones de los países del grupo 5+1 sobre las negociaciones con Irán", dijo la compañía.

Duqu, que se pensaba erradicado desde 2012, es un sofisticado programa de espionaje similar al virus Stuxnet.

Los especialistas de Kaspersky explicaron que la nueva versión del virus es muy difícil de encontrar ya que no cambia ningún ajuste de los ordenadores o de las redes informáticas que ataca.

La empresa rusa halló primero el virus en sus propios ordenadores, antes de identificar otras víctimas en los países occidentales, Oriente Medio o Asia.

El diario estadounidense Wall Street Journal afirmó que las conclusiones de Kaspersky señalaban a Israel como el principal sospechoso de haber diseñado ese virus.