3 mayo, 2016
El acusado Aria Ladjedvardi entra en la sala de máxima seguridad del Tribunal Superior de Justicia de Fráncfort (Alemania). La fiscalía alemana pide 21 años de cárcel contra el alemán de origen iraní por posar delante de varias cabezas humanas en 2014 en Siria.
El acusado Aria Ladjedvardi entra en la sala de máxima seguridad del Tribunal Superior de Justicia de Fráncfort (Alemania). La fiscalía alemana pide 21 años de cárcel contra el alemán de origen iraní por posar delante de varias cabezas humanas en 2014 en Siria.

Fráncfort

El juicio de un alemán acusado de "crimen de guerra" durante el conflicto en Siria inició este martes en la ciudad de Fráncfort, siendo el primer proceso de este tipo en Alemania.

Aria Ladjedvardi, un alemán de 21 años de origen iraní, comparece ante la cámara criminal de la corte de apelación de Fráncfort, donde será juzgado hasta el 14 de junio por "perpetración de un crimen de guerra".

Se le acusa de haber posado, junto a otros dos hombres, frente a cabezas cortadas de personas en Siria en 2014 y de haber publicado las fotos en Facebook.

La fiscalía federal alemana considera que los tres combatientes querían ridiculizar a las víctimas, a las que consideraban como "infieles", y humillarlos incluso tras su muerte.

Ladjedvardi fue arrestado en octubre de 2015 en la región de Fráncfort. Desde entonces está en prisión preventiva.

Este ciudadano alemán habría viajado a Siria en 2014 para unirse a las milicias islamistas. Allí se habría encontrado con un conocido con quien aprendió a usar armas, según la fiscalía.

La fiscalía federal está investigando actualmente "diez casos relacionadas con Siria e Irak" por crímenes de guerra, además de 30 casos contra exyihadistas por "pertenecer a un grupo terrorista", dijo a la AFP un portavoz.

El juicio de Aria Ladjedvardi es el primer caso de este tipo en Alemania, un país que ha acogido a 1,1 millón de refugiados en 2015, la mitad provenientes de Siria e Irak.

La llegada masiva de refugiados ha hecho que se multipliquen las fuentes de información sobre abusos cometidos en esos países.

Los investigadores alemanes reciben entre 25 a 30 informaciones nuevas por día, a través de las gestiones de pedido de asilo, que desde finales de 2013 incluyen un cuestionario sobre crímenes de guerra reservado a los refugiados sirios.