Tsipras sustituye a ministros opuestos a reformas exigidas por los acreedores

 18 julio, 2015

Atenas AFP El primer ministro griego anunció este viernes un cambio de gabinete, que relega a varios ministros que se opusieron a reformas exigidas por los acreedores, en un momento en que la zona euro se apresta a comenzar las negociaciones para un tercer plan de ayuda.

Alexis Tsipras apartó del Gobierno a los tres ministros que votaron el jueves en contra de la adopción de las controvertidas medidas, al confirmar en su cargo al ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, muy apreciado entre sus homólogos de la zona euro.

Entre los salientes, están el ministro de Energía, Panagiotis Lafazanis y los viceministros de Trabajo, Dimitris Stratoulis, y Defensa, Costas Isychos, y la viceministra de Finanzas, Nadia Valavanis, que había dimitido.

Tsipras criticó el jueves la actitud de los 32 parlamentarios de su partido que votaron en contra del acuerdo impuesto a Grecia por sus acreedores, a cambio de un nuevo rescate financiero, y dijo que la formación sale “herida” y ahora depende de la oposición.

Este cambio es la primera reforma de gran envergadura del gabinete desde la llegada al poder de Syriza, hace seis meses, y aparentemente es un mensaje para los acreedores, que siguen dudando de la voluntad y de la capacidad del Ejecutivo de cumplir con sus compromisos.

Se produce también después de que los diputados alemanes dieron luz verde al lanzamiento de las negociaciones para que Grecia reciba un tercer rescate de 86.000 millones de euros (94.000 millones de dólares), luego que la canciller Ángela Merkel abogó por el plan para evitar el caos.

Esta decisión del Parlamento alemán se suma a la aprobación recibida por los congresos austríaco y sueco, y al visto bueno del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF), que aportará liquidez a Grecia bajo la forma de un programa de créditos, ya acordado el lunes.

Ahora, Atenas y sus socios europeos deben ponerse de acuerdo en las próximas semanas, preferiblemente antes del 20 de agosto, fecha en la cual Grecia debe hacer frente al próximo vencimiento importante de su deuda, para detallar las modalidades de entrega del rescate, negociaciones que se perfilan tensas.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, reformó ayer su gabinete. En la foto, Tsipras sigue el desarrollo de varios incendios en el sur del país, desde el Centro de Control de Incendios, en Atenas. | AP
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, reformó ayer su gabinete. En la foto, Tsipras sigue el desarrollo de varios incendios en el sur del país, desde el Centro de Control de Incendios, en Atenas. | AP

Pese a que esta semana en las capitales europeas se recibió con alivio el acuerdo que alejaba la perspectiva del temido grexit; es decir, que Grecia saliera del euro, el escepticismo prevalece.

Ante el Parlamento alemán, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, advirtió ayer de que “esta última oportunidad”, solo funcionaría “si los griegos movilizan todas sus fuerzas”.

Tsipras se comprometió a reformar los sistemas de pensiones, impuestos y el mercado de trabajo. Se trata de unas reformas mucho más duras que las que los griegos rechazaron mayoritariamente en referendo el 5 de julio. Esta nueva dosis de austeridad, que se suma a la administrada a lo largo de los últimos cinco años, ha vuelto a sacar a los griegos a las calles y ha suscitado rumores de elecciones anticipadas.

Ya sin mayoría parlamentaria, Tsipras reconoció que está en “desacuerdo” con varios puntos del programa, y el ministro de Finanzas dijo que la aceptación de las condiciones de los acreedores le “pesará toda la vida”.

Uno de los principales puntos de fricción en las discusiones será la petición de que haya una reestructuración de la deuda, que supera los 300.000 millones de euros y representa un 180% del producto interno bruto (PIB).

Aunque el Fondo Monetario Internacional (FMI) defiende la reestructuración y su participación en el nuevo plan de rescate se subordina a su realización, Berlín se opone a reducir el valor nominal de la deuda.

DeutschlandTrend, una consultora, publicó ayer que los alemanes también están divididos sobre la nueva ayuda a Grecia. El 46% apoya el plan de rescate, y 49% está en contra.

En tanto, mientras llega la nueva ayuda, Grecia cuenta ya con un crédito puente de 7.000 millones de euros para hacer frente a sus compromisos más urgentes, otorgado el jueves por los ministros de la eurozona. Con esta nueva vía de liquidez Atenas podrá hacer frente este lunes al pago de 4.200 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE).