Admite que tiene que ceder, pese a compromisos con la izquierda radical

 11 julio, 2015
¿Cuánto y a quiénes?
¿Cuánto y a quiénes?

Atenas y Bruselas. AFP. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, dio un vuelco en su posición y accedió a aplicar un duro programa económico en su país, que implica mayor austeridad en el gasto público.

Su propuesta la envió al Eurogrupo a cambio de mantener al país en el euro y conseguir financiación, un paquete de inversiones y la reestructuración de la deuda.

“No quiero ocultar la verdad. El acuerdo que se debatirá en el Eurogrupo está lejos de nuestro programa” , dijo Tsipras en un discurso ante el Parlamento previo a la sesión que debatirá si da luz verde al Gobierno para seguir negociando una resolución a la grave crisis económica.

De ser aprobadas las medidas, Grecia recibiría un paquete de tres años de préstamos por 60.000 millones de dólares, así como una disminución de su deuda. El paquete sería mayor que los 7.200 millones de euros que ofrecían los acreedores en los últimos cinco meses de infructuosas negociaciones.

Las propuestas fueron enviadas a los acreedores para su aprobación en las reuniones de urgencia que mantendrán durante el fin de semana líderes de la Unión Europea y ministros de Finanzas de la eurozona.

El nuevo plan de rescate (60.000 millones de dólares), sería el tercero de Grecia desde que perdió el acceso a los mercados para financiarse en 2010.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, gesticula durante el debate el viernes en el Parlamento, en Atenas. | AP
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, gesticula durante el debate el viernes en el Parlamento, en Atenas. | AP

Sin embargo, en un procedimiento inusual, Tsipras buscará primero la autorización del Parlamento para negociar con los acreedores del país con base en las propuestas que someterán a votación el viernes.

Básicamente pide a su formación Syriza que dé el visto bueno a un giro de 180 grados en su posición, a pesar de que en la consulta del 5 de julio el 60% del electorado se opuso a aplicar más medidas de austeridad.

“Debemos admitir que lo que nos piden es difícil. Mejor que el ultimátum, pero difícil”, remarcó y añadió que el país tiene “por primera vez la posibilidad de hacer desaparecer la discusión sobre el 'grexit' (salida de Grecia del euro)” .

Explicó que con esta propuesta el Ejecutivo ha conseguido un “programa totalmente europeo” porque implica que el Fondo Monetario Internacional no participará, aunque proporcionará “ayuda técnica”, por lo que aseveró que “termina la troika tal y como la conocimos”.

Puntos. ¿Qué contiene el plan de Tsipras? Habrá recortes de gasto y subidas de impuestos por 12.000 o 13.000 millones de euros.

El impuesto al valor agregado (IVA) subirá en ciertos productos, también del impuesto a las empresas, que quedaría entre el 28 y el 29%, y también a los bienes de lujo. Estos productos o servicios ahora mismo tienen un gravamen del 23%, pero experimentarían una subida para atacar a las rentas altas, un impuesto al lujo que representan los autos de alta gama o las piscinas.

Además perfila un ahorro del gasto metiendo la tijera en las pensiones. Entre este año y 2016 podría salvar cerca del 1,5% del producto interior bruto (PIB), más de 2.000 millones de euros, eliminando los incentivos a las jubilaciones anticipadas desde la próxima semana.