2 septiembre, 2016
El presidente interino del Gobierno, Mariano Rajoy, llegaba el viernes al Congreso de los Diputados para participar en otra sesión sobre la investidura.
El presidente interino del Gobierno, Mariano Rajoy, llegaba el viernes al Congreso de los Diputados para participar en otra sesión sobre la investidura.

Madrid

El Parlamento español rechazó este viernes por segunda vez un voto de confianza al conservador Mariano Rajoy para formar un nuevo gobierno, dejando al país al borde de nuevas elecciones, las terceras en un año.

Rajoy, en el poder desde 2011, recibió 170 votos a favor frente a 180 en contra, al repetirse el resultado de la primera votación del miércoles en la Cámara Baja de 350 diputados.

Hasta el último momento, el líder del Partido Popular (PP, derecha) pidió a los socialistas que le permitieran gobernar.

"Si persiste en su política del 'no, no y no', permita al menos que en España se forme un gobierno", manifestó Rajoy al jefe del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, en la sesión de investidura del viernes.

Rajoy tuvo el respaldo de los 137 diputados del PP, 32 de los liberales de Ciudadanos y uno de un partido regional canario, por debajo de la mayoría necesaria para tener éxito.

¿Hacia nuevas elecciones? Tras este fracaso, los partidos tendrán hasta el 31 de octubre para lograr alianzas de gobierno. Llegada esa fecha, el Parlamento se disuelve automáticamente y se convocan nuevas elecciones, que por los plazos caerían el 25 de diciembre, día de Navidad.

Serían las terceras legislativas en un año, tras las del 20 de diciembre del 2015 y las del 26 de junio.

Rajoy, quien ha ganado los dos últimos comicios pero sin mayoría absoluta, advirtió de los efectos negativos que puede tener en la economía la prolongación de la parálisis política, en un país con un desempleo del 20%, el segundo más alto de la Eurozona. "El no gobierno tiene coste. Pasará una alta factura. Y tendremos que pagarla entre todos", aseveró.

Pero los socialistas, que con 85 diputados tenían el poder para inclinar el resultado de las votaciones, mantuvieron su no a Rajoy.

"Ha defraudado la confianza de los españoles", le espetó Sánchez a Rajoy, acusándolo de haber instaurado durante el gobierno del PP "una política en la que se utilizó la crisis para desmantelar el Estado de bienestar" en España.

Asimismo, Sánchez, recordó los numerosos casos de corrupción que ha acumulado el PP y que "han denigrado la vida política" española, al tiempo que lo acusaba de estar "pensando en terceras elecciones".

Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), regresaba a su curul luego de hablar en el debate de investidura en el Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), regresaba a su curul luego de hablar en el debate de investidura en el Congreso de los Diputados.

Nadie cede. Por su parte, Pablo Iglesias, el líder del partido antiausteridad Podemos, volvió a presionar en su intervención a los socialistas para que impulsen un gobierno de cambio: "Ustedes tienen que elegir si su futuro pasa por llegar a acuerdos con el PP o si pasa por llegar a acuerdos con nosotros", señaló.

Sin cerrar del todo la puerta a una alternativa, Sánchez dijo al referirse a Podemos y Ciudadanos: "Si actuamos todos con altura de miras (...), el grupo socialista formará parte de esa solución".

Y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, adelantó que no apoyará a Rajoy en una eventual nueva sesión de investidura sin la seguridad de tener éxito.

Los partidarios del PP esperan que las elecciones regionales del pequeño País Vasco (norte) el 25 de setiembre puedan cambiar la relación de fuerzas. En el caso de que el Partido Nacionalista Vasco (PNV, gobernante), conservador, necesitara allí al partido de Rajoy , éste podría ponerle como condición que lo apoye en Madrid.

Pero el PNV echó por tierra esa posibilidad este viernes, cuando su jefe parlamentario, Aitor Esteban, aseveró: "nuestro voto será negativo hoy y después del 25 de setiembre".

Rajoy seguirá "intentando negociar para evitar unas terceras elecciones", garantizó el palacio de gobierno en su cuenta de Twitter.

En Madrid, los españoles no ocultaban su cansancio por la parálisis en España que se ha prolongado por más de ocho meses.

"Basta ya, es una situación muy desagradable. Hacemos el ridículo en el mundo", señaló Luis García Montero, un empleado de un banco de 53 años, que en junio pasado votó por Ciudadanos.

Ante las reacciones airadas que ya ha generado la posibilidad de convocar a los españoles a las urnas el día de Navidad, el PP señaló este viernes que tomará medidas para evitar que sean ese día. PSOE, Ciudadanos y Podemos, mientras, han planteado una iniciativa para que se celebren el 18 de diciembre.