Tacloban, una ciudad de 220.000 habitantes en el centro de Filipinas, fue una de las más afectadas por el paso del tifón el mes pasado.

 18 diciembre, 2013

Tacloban

Varios niños piden ayudan a los coches que pasan en una zona devastada por el paso tifón Haiyan en la localidad de Borbón.
Varios niños piden ayudan a los coches que pasan en una zona devastada por el paso tifón Haiyan en la localidad de Borbón.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, visitó este miércoles la ciudad filipina de Tacloban, donde manifestó su sorpresa por la devastación causada por el tifón Haiyán y prometió que Washington no dejará de ayudar.

"Esta destrucción supera todo lo que he visto a este nivel", dijo Kerry a la prensa al visitar un depósito de ayuda estadounidense para supervivientes del tifón.

"Es realmente sorprendente. Parece una zona de guerra en todos los aspectos, y para mucha gente lo es", expresó el secretario de Estado.

"Hay que ver esto para creerlo, sentirlo y comprenderlo", añadió.

Tacloban, una ciudad de 220.000 habitantes en el centro de Filipinas, fue una de las más afectadas por el paso del tifón Haiyan el mes pasado.

Unas 8.000 personas murieron o están desaparecidas en el archipiélago, y sólo en Tacloban perecieron más de 5.000.

Estados Unidos, aliado de Filipinas , aportó una ayuda humanitaria masiva, por valor de millones de dólares.

Además envió a unos 1.000 marinos para ayudar en las tareas de reconstrucción.

Kerry dijo durante su visita que su país mantendrá sus esfuerzos por ayudar a Filipinas, que Washington considera como un importante aliado militar en la región.