Un avión de Delta se salió de la pista mientras aterrizaba en Nueva York

 6 marzo, 2015

Washington. EFE. Un nuevo temporal acompañado de fuertes tormentas de nieve y bajas temperaturas, que se extendía desde el noreste de Texas y hacia el norte hasta Nueva Inglaterra (costa noreste), afectaba ayer a 94 millones de personas en Estados Unidos, confirmó el Servicio Nacional de Meteorología.

El órgano estatal emitió advertencias de aguanieve desde Alabama hasta la zona oriental de Misisipi y alertas por tormentas invernales con nieve desde los estados del Atlántico Medio (Delaware, Maryland, Nueva Jersey, Nueva York, Pensilvania, Virginia y la capital del país, Washington) hasta el sur de Nueva Inglaterra.

También había advertencias de inundaciones en la zona central de los Apalaches y alertas de grandes acumulaciones de nieve en algunas localidades como Baizetown y Cynthiana, en Kentucky, donde se esperaba que superara el medio metro.

El gobernador de Kentucky, Steve Beshear, declaró el estado de emergencia por segunda vez en menos de un mes, debido a las inclemencias del tiempo, lo que autoriza a movilizar a la Guardia Nacional para colaborar en la retirada de nieve.

“Kentucky normalmente no alcanza los 20 o 25 centímetros en un periodo tan corto”, señaló el teniente coronel de la Guardia Nacional, Kirk Hilbrecht, al canal Weather Channel .

En Nueva York, el aeropuerto de LaGuardia cerró todas sus pistas, después de que un avión de la compañía Delta Airlines procedente de Atlanta se salió de pista durante el aterrizaje, en medio del fuerte temporal de nieve que afectaba a la ciudad.

Los 125 pasajeros y cinco miembros de la tripulación fueron evacuados del avión de manera segura, indicó la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey en un comunicado.

Nieve
Nieve

No obstante, fuentes del Departamento de Bomberos indicaron a la cadena televisiva CNN que seis personas sufrieron lesiones menores, algunos de los cuales fueron trasladados a hospitales de la zona.

El incidente complicó aún más el transporte aéreo que ya llevaba acumulados más de 2.000 vuelos cancelados y 1.600 retrasos por las condiciones climáticas, y que se duplicaron tras el accidente, según datos de la página Flightaware , que informa sobre el tránsito aéreo comercial.

En Washington, el Gobierno suspendió sus actividades y la ciudad declaró el estado de emergencia debido a una tormenta de nieve que causó el cierre de escuelas y oficinas en el área metropolitana, donde se esperan hasta 20 centímetros de nieve.

El presidente Barack Obama y el vicepresidente Joseph Biden mantuvieron una reunión privada, pero no tuvieron más actividades en el día, y la Casa Blanca suspendió la rueda de prensa diaria, al igual que otras actividades públicas en la ciudad.

Las temperaturas que se mantuvieron por debajo de cero grados se esperaba que cayeran durante la noche hasta los -12 grados centígrados.

El servicio de autobuses el Área Metropolitana de Washington (WMATA) operaba bajo el plan de emergencia de nieve, que incluye la suspensión del servicio de algunas líneas y rutas más directas por las calles principales, que dejan fuera algunos vecindarios.

Además, las dos principales redes de trenes de cercanías de la región –Virginia Railway Express (VRE) y MARC de Maryland– cancelaron también su servicio, lo que dificultó el acceso a la capital desde los vecinos estados de Virginia y Maryland.

Las autoridades advirtieron de que las continuas precipitaciones podían deteriorar rápidamente las condiciones de las vías, por lo que pidieron prudencia para evitar vuelcos o derrapes que acaben en impactos contra otros vehículos o contra las vallas de la carretera.

Las compañías eléctricas se preparaban para responder ante los posibles apagones debido a la caída de las líneas por la nieve o por accidentes de tráfico, al tiempo que pidieron a los usuarios que estén preparados con linternas, baterías extra, botiquín de emergencia, radio con pilas y cualquier objeto de necesidad.

Etiquetado como: