Autoridades investigan incidente luego de publicación de video en YouTube

 11 junio, 2015
Todd Whitley (centro) de la entidad Esperanza para la Paz y la Justicia mostró su apoyo a los jóvenes que fueron amenazados por el policía Eric Casebolt y se unió el lunes a las protestas en McKinney. | AP
Todd Whitley (centro) de la entidad Esperanza para la Paz y la Justicia mostró su apoyo a los jóvenes que fueron amenazados por el policía Eric Casebolt y se unió el lunes a las protestas en McKinney. | AP

Chicago. AFP. Un policía estadounidense que sacó su arma para detener a jóvenes negros que organizaban una fiesta en una piscina en Texas, renunció a su cargo tras la difusión masiva de las imágenes en Internet.

El video sobre el incidente en la pequeña ciudad de McKinney, 50 kilómetros al norte de Dallas, se volvió viral y agitó el debate sobre el uso excesivo de la fuerza por policías blancos cuando deben actuar contra sospechosos negros.

Tras ser suspendido, el agente acusado, Eric Casebolt, decidió renunciar, informó a la prensa el jefe de la Policía de McKinney, Greg Conley.

“Nuestra política, nuestro entrenamiento, nuestra práctica, no respaldan estas acciones”, dijo Conley durante una conferencia de prensa. Cuando el agente llegó, estaba “fuera de control y, como muestra el video, estaba fuera de control durante el incidente”, añadió.

Un video filmado por uno de los adolescentes y publicado en la red de videos YouTube muestra a Casebolt gritando obscenidades a los jóvenes mientras les ordena tirarse al suelo.

En una escena caótica, en la que se puede ver a jóvenes corriendo alrededor de una piscina para escapar, Casebolt aparece tirando a una joven en traje de baño al piso, y luego sacando su pistola cuando dos adolescentes negros se acercaban para intentar ayudarla.

Indagación. Las autoridades lanzaron una investigación luego de enterarse de la existencia del video, que no solo fue difundido por Internet, sino en varias cadenas de televisión en Estados Unidos.

“Las acciones de un individuo no definen a nuestra comunidad”, enfatizó el alcalde Brian Loughmiller.

“En el incidente, hemos visto a 12 policías actuar en el lugar, y 11 de ellos se comportan de acuerdo con la formación que han recibido”, señaló el jefe policial Conley, al hacer recaer toda la responsabilidad sobre Eric Casebolt.

La abogada de Casebolt, Jane Bishkin, dijo que este decidió renunciar tras una reunión “con responsables de asuntos internos respecto a las eventuales acusaciones que podrían ser formuladas en su contra”.

“Este video ha hecho renacer inquietudes sobre las cuales la policía de McKinney está investigando”, añadió la abogada.

Según la Policía, la comunidad pidió que uniformados acudieran al lugar porque un grupo de jóvenes que no estaban invitados a la fiesta se apoderaron de la piscina y se negaban a irse.

En los últimos meses, varios casos de abusos y uso excesivo de fuerza por policías , en particular contra miembros de comunidades negras y de otras minorías, han suscitado protestas.

La semana pasada, el Departamento de Justicia abrió una investigación sobre prácticas discriminatorias en la Policía de Baltimore, donde la muerte de Freddy Gray, un negro de 25 años, el 19 de abril, desató fuertes manifestaciones de repudio.