Al menos 61 personas han muerto; ciudad de Juchitán, Oaxaca, sería la más afectada

 8 septiembre
Un hotel se derrumbó debido al terremoto que azotó a México durante la noche, en la ciudad de Matías Romero, estado de Oaxaca.
Un hotel se derrumbó debido al terremoto que azotó a México durante la noche, en la ciudad de Matías Romero, estado de Oaxaca.

México.

El mayor terremoto registrado en los últimos 100 años en México derribó cientos de inmuebles y dejó unas 61 personas fallecidas en varias zonas del sur del país, donde las autoridades aún evaluaban la magnitud de los daños.

El sismo, registrado minutos antes de la medianoche del jueves, fue tan fuerte que remeció edificios en la Ciudad de México, a más de 1.000 kilómetros del epicentro, y algunas zonas de Guatemala y El Salvador. Miles de personas abandonaron sus viviendas en medio de la noche.

El presidente Enrique Peña Nieto, quien decretó tres días de duelo nacional por las víctimas del terremoto, dijo este viernes en un mensaje televisado que la cifra de fallecidos se elevó a 61, 45 de ellos en el estado sureño de Oaxaca, 12 en Chiapas y cuatro en Tabasco.

El movimiento telúrico provocó una segunda emergencia nacional para las autoridades mexicanas, que ya se preparaban para la llegada en las próximas horas del huracán Katia en el Golfo de México, en el extremo opuesto del epicentro del fuerte sismo.

Los pronósticos es que el ciclón toque tierra entre la noche del viernes y la madrugada del sábado en el estado de Veracruz con categoría 2 y amenaza con provocar inundaciones.

La ciudad, que hasta este viernes parecía la más afectada era Juchitán, en Oaxaca. Cerca de la mitad del palacio municipal quedó destruida y las calles estaban cubiertas por restos de las casas dañadas.

Peña Nieto recorrió la tarde de ayer Juchitán, donde se reunió con habitantes en medio de escombros y a quienes prometió apoyo y reconstruir la zona.

Epicentro del terremoto
Epicentro del terremoto

"La fuerza de este sismo fue devastador, pero también estamos ciertos que la fuerza de la unidad, la fuerza de la solidaridad y la fuerza de la corresponsabilidad serán mayores", dijo.

Angustia

La Ciudad de México no registró mayores daños, aunque el sismo atemorizó a sus habitantes, muchos de los cuales dormían. En la capital del país aún se recuerda el terremoto de 1985 que mató a miles de personas en varias zonas.

El impacto del sismo de la noche del jueves fue mitigado en parte porque el epicentro se registró a unos 160 kilómetros de la costa de Chiapas, cerca de la frontera con Guatemala, y una profundidad de 19 kilómetros. Tuvo una magnitud de 8,2 grados, equivalente al mayor registrado en el último siglo, aunque ligeramente más fuerte que el de 1985, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

En Juchitán, imágenes de video mostraban que casi la mitad de las estructuras colapsadas.

"Fue muy espantoso, los que pudieron bajaron de sus casas, otros se quedaron sin luz, no podían abrir las puertas, se atoraron, las bardas caídas, las casas, algunos cables eléctricos", afirmó Iris Morales.

Alrededor de 1,8 millones de personas sufrieron apagones de electricidad y las autoridades cancelaron las clases en al menos 11 estados para verificar los daños en las escuelas.

Las autoridades mexicanas señalaron que se habían registrado más de 260 réplicas, la más intensa de 6,1 grados.

Tras el sismo de 1985, se endurecieron las reglamentaciones en materia de construcción y los planes de protección civil.

El temblor se produjo en una zona sísmicamente activa cerca del punto de colisión de tres placas tectónicas, las de Cocos, Caribe y Norteamérica.

El centro indicó que Ecuador, El Salvador y Guatemala podrían registrar olas de un metro o menos por encima de la marea. No se emitió alerta para Hawai ni el Pacífico sur y occidental.}

Las autoridades mexicanas evacuaron las localidades de Tonalá y de Puerto Madero, en Chiapas, como precaución debido a la alerta de tsunami.

"Casas construidas con teja de barro y madera se desplomaron" , dijo vía telefónica Nataniel Hernández, habitante de Tonalá y miembro de la organización de derechos humanos Digna Ochoa.

Dijo que la tarde del viernes llovía, lo cual provocaba más inquietud ante posibles réplicas fuertes.

"Si vuelve a haber un temblor, por más mínimo que sea, muchas casas se van a desplomar aquí en la ciudad y en la zona rural", estimó.

En Guatemala, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres informó que había cuatro personas heridas por el terremoto, incluidas dos niñas con fracturas, y agregó que por lo menos unas 3.500 personas fueron afectadas.

El temblor se produjo en una zona sísmicamente activa cerca del punto de colisión de tres placas tectónicas, las de Cocos, Caribe y Norteamérica.

Etiquetado como: