27 enero, 2015

Se espera que sea una de las tormentas de nieve más fuertes que haya azotado Nueva York y la costa noreste de Estados Unidos en los últimos diez años.

Conocida como blizzard, presenta las características típicas de cualquier nevada: una intensa precipitación y bajas temperaturas, que podrían llegar a los 12 grados Celsius bajo cero.

Sin embargo, las fuertes ráfagas de viento son es el factor que la diferencia de una tormenta habitual, un fenómeno presente, por lo general, en el invierno de Estados Unidos.

El jefe de pronósticos del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), Werner Stolz, explicó que los vientos pueden sobrepasar los 85 kilómetros por hora, debido a la baja presión que está asociada con el frente frío.

Además, señaló que entre diciembre y enero se encuentra el punto alto del invierno en el hemisferio norte, por lo que es normal que se produzcan fuertes ventiscas durante esta época.

“No es algo que ocurre todos los años; habrá que ver cuán fuerte será, porque todo lo que se escucha hasta ahora son pronósticos”, comentó Stolz.

Además, el experto destacó que la tormenta, la cual puede presentarse a lo largo de dos o tres días, se originó a partir de masas de aire del Polo Norte.

“En este caso, la procedencia de estas masas es continental polar; o sea, la masa de aire muy fría viene del Polo y ahí comienza todo el desarrollo del frente frío”, agregó el especialista.

Ante la emergencia, las autoridades estadounidenses implementaron excepcionales medidas de prevención, como la regulación del transporte público.

Asimismo, cerca de 6.000 vuelos fueron anulados en Estados Unidos, muchos de ellos de los tres aeropuertos neoyorquinos: JFK, Newark y LaGuardia.