Gobierno norteamericano pretende frenar migración de menores de edad desde Honduras, Guatemala y El Salvador

 2 julio, 2014

Texas

Abrumado por un incremento en la inmigración ilegal, en especial por el arribo de menores de edad viajando solos, el gobierno de Estados Unidos lanzó una campaña internacional en medios para decir a las familias en Centroamérica que es mejor quedarse en casa. En la campaña se invirtió $1 millón.

Al hacer el anuncio este miércoles a la orilla del Río Grande (Río Bravo, para México) el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Gil Kerlikowske, dijo que el mensaje dirigido principalmente a la gente de Honduras, Guatemala y El Salvador tiene dos partes: que el viaje a Estados Unidos es extremadamente peligroso y que los inmigrantes que logran cruzar la frontera no podrán quedarse. “Debemos detener el flujo”, dijo Kerlikowske.

El esfuerzo enfrentará una dura prueba frente a la persuasiva violencia de las pandillas y la extrema pobreza que orilla a muchos migrantes a dejar sus tierras.

Esta semana autoridades en el sur de Texas reportaron el hallazgo del cadáver de un niño guatemalteco en medio de la maleza más o menos a kilómetro y medio del Río Grande. El adolescente estaba tratando de llegar donde su hermano, a Chicago, para ayudar económicamente a su familia en la Guatemala rural.

Estados Unidos lanzó una campaña con la que pretende advertir a los inmigrantes centroamericanos sobre los peligros que pueden enfrentar si intentan cruzar la frontera estadounidense con México.
Estados Unidos lanzó una campaña con la que pretende advertir a los inmigrantes centroamericanos sobre los peligros que pueden enfrentar si intentan cruzar la frontera estadounidense con México.

Kerlikowske informó que 226 inmigrantes han fallecido cruzando la frontera desde octubre.

Más de 52.000 menores de edad viajando solos han sido detenidos en el mismo periodo, la mayoría por el sur de Texas.

La Campaña de Concientización de los Peligros empleará cientos de anuncios panorámicos y unos 6.500 mensajes en radio y televisión en los países objetivo.

En uno de los anuncios se ve la imagen de las huellas de un niño en el desierto corriendo hacia el horizonte con el mensaje: “Creí que sería fácil que mi hijo consiguiera papeles en el norte... No era cierto”.

En otro anuncio de televisión que se verá en Guatemala se ve a un muchacho preparándose para irse. Su madre le pide que no se vaya. Él le dice en una carta a su tío —quien ya vive en Estados Unidos— que su madre le habla de los peligros de las bandas de criminales que suben al tren que cruza México, los cárteles que secuestran y los días caminando en el desierto.

Al final, el muchacho le dice al tío en la carta: “quien no se arriesga, no gana”.