15 febrero
El presidente Donald Trump se reunió este miércoles con empresarios en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca en Washington.
El presidente Donald Trump se reunió este miércoles con empresarios en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca en Washington.

Washington

El presidente estadounidense, Donald Trump, evitó este miércoles responder a las revelaciones sobre contactos reiterados entre su círculo cercano y la inteligencia rusa el año pasado, información que caldeó el ambiente en Washington.

En una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, Trumpaprovechó para denunciar las filtraciones reiteradas que alimentan a la prensa y que contribuyeron a la renuncia el lunes de su consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn.

Flynn "fue tratado injustamente por los medios", declaró el mandatario, quien habría pedido la renuncia a Flynn, según declaró su portavoz.

Trump también calificó de "actos criminales" las filtraciones de información de inteligencia a la prensa y en un mensaje de Twitter señaló como responsables al FBI y a la NSA, el servicio de espionaje.

Pero sobre el fondo de las denuncias, el presidente no hizo comentarios y solo concedió la palabra a dos periodistas que no son parte de los grandes medios que investigan este escándalo.

El diario The New York Times informó que los agentes de inteligencia de Estados Unidos interceptaron llamadas que demuestran que miembros de la campaña presidencial de Trump tuvieron contactos repetidos con altos responsables de los servicios secretos rusos antes de la elección del 8 de noviembre.

Las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron en enero que Rusia intervino en el proceso electoral de Estados Unidos al menos en parte para ayudar a Trump .

Los agentes intentan ahora determinar si, por su lado, el equipo de campaña de Trump cooperó con Moscú para perturbar la campaña de la demócrata Hillary Clinton, según reportó el NYT.

El diario, que cita a funcionarios estadounidenses actuales y retirados, dijo que aún no aparecieron evidencias en ese sentido.

El exconsejero de Trump Paul Manafort, quien estuvo entre los miembros de la campaña cuyas conversaciones fueron escuchadas, dijo que estas alegaciones eran "absurdas".

En una descarga de tuits, Trump fustigó a los medios el miércoles, al tiempo que alabó a la cadena de noticias conservadora Fox.

"Los falsos medios de noticias se están volviendo locos con sus teorías conspirativas y odio ciego", tuiteó.

En Moscú, el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, desestimó las últimas alegaciones.

"No crean las informaciones de la prensa, es muy difícil en este momento diferenciarlas de la propaganda y de las falsas noticias", declaró durante una conferencia de prensa.

La Casa Blanca admitió el martes que Trump fue informado hace tres semanas que Flynn podría haber inducido a sus superiores al error sobre sus contactos con el Kremlin.

El exgeneral con tres estrellas y exdirector de inteligencia de Defensa de Estados Unidos negó inicialmente discutir estrategias de sanciones con el embajador ruso Sergey Kislyak antes de que Trump asumiera el gobierno, algo que habría violado la legislación estadounidense sobre la negociación con potencias extranjeras.

Flynn renunció después de que la Casa Blanca dijera que una investigación interna no había demostrado ningún delito, pero sí una confianza "erosionada". Es el tercer miembro del equipo Trump en dar un paso atrás ante cuestionamientos sobre sus vínculos con Rusia.

Su partida sigue la de Manafort y Carter Page, un asesor en política exterior de los primeros tiempos del candidato.

Sin embargo, Flynn es el primer funcionario de la nueva Casa Blanca es recibir un pedido expeditivo de renuncia a raíz de la polémica.

El vocero presidencial, Sean Spicer, negó enfáticamente que Trump hubiera instruido a Flynn que discutiera con Moscú una eventual reversión de las sanciones que Obama impuso a Rusia.

La Casa Blanca pintó la decisión de Trump de revocar a Flynn como basada en el engaño del funcionario al vicepresidente Mike Pence. Pero el martes se supo que el presidente también mantuvo a Pence en las sombras durante dos semanas.

Sacudida

La dimisión temprana y sin precedentes de un alto funcionario clave de la Casa Blanca sacudió a un Gobierno ya golpeado por filtraciones, batallas internas y fracasos legales.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, planea reunirse con su homólogo estadounidense Rex Tillerson por primera vez este jueves en Bonn, Alemania, donde asistirán a la cumbre ministerial del G20.

Este miércoles, el Pentágono informó que los jefes de Estado Mayor de las fuerzas armadas de Estados Unidos y Rusia, los generales Joe Dunford y Valery Gerasimov, mantendrán un encuentro el jueves en Baku, Azerbaiyán.

Los dos generales "discutirán una serie de asuntos incluyendo el estado actual de las relaciones militares" entre los dos países y la "importancia de las comunicaciones directas claras entre militares para prevenir malentendidos y potenciales crisis".

Sin embargo, el Pentágono aseguró que los funcionarios militares estadounidenses no pretenden atribuir cualquier significado político a la reunión del jueves.

Etiquetado como: