El padre de la rumba catalana

 30 agosto, 2014

Madrid y Barcelona. AFP y EFE El carismático cantante y guitarrista español Pere Pubill, más conocido como Peret, padre de la popular rumba catalana, falleció este miércoles a los 79 años, tras haber llevado esa particular mezcla de mambo y rock and roll por diversos escenarios.

Músico gitano y autor de míticas rumbas catalanas como Una lágrima, Borriquito y Canta y sé feliz, llevaba varios días en estado muy grave y bajo sedación.

Hace un mes había anunciado que se retiraba temporalmente para someterse a un tratamiento por el cáncer de pulmón que padecía.

“Estoy siguiendo el tratamiento correspondiente, y los médicos me aseguran que no tardaré mucho en subirme de nuevo a los escenarios, que es lo que más me gusta en el mundo”, había afirmado el 30 de julio pasado, mientras ultimaba el lanzamiento de un disco y preparaba la grabación de otro.

“Por experiencia sé que una enfermedad como esta hay que afrontarla con entereza y optimismo. ¿No era acaso yo quien cantaba que es preferible reír que llorar y que así la vida se debe tomar?”, agregaba con su característico buen humor.

Nacido el 24 de marzo de 1935 en Los Corrales, un pequeño asentamiento gitano en la localidad catalana de Mataró, unos 30 km al norte de Barcelona, es conocido como el creador de la rumba catalana, un género musical surgido en la España de los años 1950.

En 1968 participó en el Festival del Midem con la canción Una lágrima, –su éxito profesional más importante– que lo llevó a ganar el primer premio. De inmediato, el cantante Tom Jones le invitó para tomar parte en la TV británica en un famoso show de su creación.

Con Canta y sé feliz, otra de sus más conocidas canciones, Peret representó a España en el Festival de Eurovisión de 1974.

Además, compuso la mítica canción Gitana hechicera , uno de los emblemas musicales de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992.