Pruebas de ADN confirmaron identidad

 25 octubre, 2013

Sofía.

Un Tribunal inculpó a la pareja gitana Christos Salis (dcha) y Eletheria Dimopoulou por secuestrar a una menor, tras ser descubierta en un campamento cerca de Larissa, en el centro de Grecia.
Un Tribunal inculpó a la pareja gitana Christos Salis (dcha) y Eletheria Dimopoulou por secuestrar a una menor, tras ser descubierta en un campamento cerca de Larissa, en el centro de Grecia.

El Ministerio del Interior de Bulgaria confirmó este viernes que los padres de "María", la niña rubia hallada en un campamento gitano en Grecia, son un matrimonio búlgaro de etnia gitana.

El secretario general del Ministerio del Interior búlgaro, Svetlozar Lazarov, indicó que las pruebas de ADN confirman la identidad de los padres, que han asegurado que entregaron a la niña a una familia para la que trabajaron mientras vivían en Grecia.

"Ayer se tomaron pruebas de ADN de Sashka Ruseva y Atanas Rusev. Los resultados del análisis están listos hoy. Muestran que Sashka Ruseva es la madre biológica de la niña, conocida ya como "María la Rubia" , y Atanas Rusev es el padre biológico de la misma niña", explicó Lazarov ante los medios en Sofía.

El responsable indicó que la comparación de los datos genéticos confirman "al 99,9 por ciento" esa relación de parentesco.

Lazarov indicó que las autoridades búlgaras están colaborando con las griegas, de las que han recibido un perfil genético de la menor, que se ha usado para cotejar con los datos de los padres.

Además informó de que la investigación se inició bajo la sospecha de que la madre dio su conformidad en 2009 para vender a la niña en Grecia, aunque no hizo públicos más detalles, argumentado que el caso está en manos de la Fiscalía.

De momento, indicó, la madre de la niña ha negado que cobrara dinero por la entrega de la niña y ha mantenido que la entregó a una pareja para la que trabajaba con la petición de que criaran a la pequeña.

Lazarov se negó a revelar dónde se encuentran los padres de "María" ni tampoco comentó si se encuentran bajo arresto, como barajan varios medios locales, que aseguran que la familia Rusev ha sido trasladada a Sofía desde el poblado del centro de Bulgaria en el que residen.