Siria ha insistido en que la ONU solo investigue su denuncia de que los rebeldes de la oposición usaron armas químicas en el ataque a la localidad de Khan al Asal, el 19 de marzo pasado

 26 julio, 2013

Nueva York (AFP).

Una mujer siria mece a sus hijos en el campamento de refugiados de Bab al-Salam en la ciudad norteña de Siria de Azaz, ayer. Cinco mil personas por mes están muriendo en la guerra siria que ha desatado la peor crisis de refugiados desde el genocidio de Ruanda, de 1994, según oficiales de la ONU.
Una mujer siria mece a sus hijos en el campamento de refugiados de Bab al-Salam en la ciudad norteña de Siria de Azaz, ayer. Cinco mil personas por mes están muriendo en la guerra siria que ha desatado la peor crisis de refugiados desde el genocidio de Ruanda, de 1994, según oficiales de la ONU.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirmó este viernes haber alcanzado un acuerdo con Siria para investigar sobre el empleo de armas químicas, pero no indicó si se permitiría la visita de inspectores del organismo en el lugar.

Dos enviados de la ONU mantuvieron durante el martes y miércoles conversaciones con el viceprimerministro y el ministro de Relaciones de Siria, señaló un comunicado de la Organización.

"Las discusiones fueron rigurosas y productivas y condujeron a un acuerdo sobre cómo seguir adelante", señaló el documento, sin ofrecer más detalles.

Ake Sellstrom, inspector jefe del equipo de investigación de la ONU; y Angela Kane, Alta representante de la ONU para el desarme, presentarán un informe sobre su viaje al secretario general del organismo Ban Ki-moon.

Ban ha demandado el acceso irrestricto para investigar todas las denuncias sobre el uso de armas químicas en el conflicto que dura desde hace 28 meses.

Siria ha insistido en que la ONU solo investigue su denuncia de que los rebeldes de la oposición usaron armas químicas en el ataque a la localidad de Khan al Asal, el 19 de marzo pasado.

La ONU informó que ha recibido hasta el momento 13 reportes de ataques con armas químicas durante el conflicto.

Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos afirman que todos esos ataques han sido realizados por las fuerzas del presidente Bashar al Asad. Rusia, el más importante aliado de Asad, afirma que sus investigaciones demuestran que los rebeldes opositores han empleado gas sarín durante el ataque a Khan al Asal.

Etiquetado como: