Tres de los extremistas muertos viajaban en un coche todoterreno que tenía instalada una metralleta, y otros dos se trasladaban en una motocicleta.

 3 septiembre, 2014

Al menos siete supuestos yihadistas murieron en las últimas horas y otros seis resultaron heridos en una campaña de seguridad lanzada en el norte de la península egipcia del Sinaí, después de que una explosión causara la muerte de once policías.

Según informaron hoy fuentes de seguridad, citadas por la agencia oficial Mena, las operaciones tuvieron como objetivo el área entre las localidades de Sheij Zayed y Rafah, donde ayer se produjo el ataque.

Tres de los extremistas muertos viajaban en un coche todoterreno que tenía instalada una metralleta, y otros dos se trasladaban en una motocicleta.

Los efectivos del Ejército y la Policía detuvieron además a once personas, que están siendo investigadas para comprobar si están involucradas en actos de violencia.

Durante la campaña fueron destruidos también cerca de 40 coches y motos, y 35 viviendas y cabañas, utilizadas como bases por los radicales para planear sus ataques.

La explosión de ayer se produjo al paso de una patrulla de la Policía, que inspeccionaba la carretera que conduce de Rafah a Sheij Zayed.

En total murieron un policía y diez reclutas, según el Ministerio egipcio del Interior.

El Sinaí se ha convertido en un foco de inestabilidad, con frecuentes ataques contra las fuerzas de seguridad y los gasoductos, que se intensificaron tras el derrocamiento del presidente islamista Mohamed Mursi el 3 de julio de 2013.

El Ejército y la Policía efectúan continuas operaciones contra los feudos de los grupos extremistas, entre los que destacan Ansar Beit al Maqdis y Agnad Masr, autores de numerosos atentados tanto en la península como en el resto del país.

Etiquetado como: