18 octubre, 2012

Bogotá. AP. Colombia se despertó ayer expectante y con la esperanza de un proceso de paz que, tras una primera escala en Noruega, ponga fin a un conflicto de casi 50 años con la guerrilla de las FARC y que ha dejado miles de muertos.

Todos los principales diarios del país, sin excepción, dedicaron sus portadas a la partida hacia Oslo, Noruega, de los negociadores del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, desde Bogotá, y de las FARC desde La Habana, Cuba.

En las calles de Bogotá, en tanto, había todo tipo de opiniones sobre el proceso de paz. Desde las optimistas y las escépticas, hasta las que no tienen idea del tema.

“Lo de la reunión de Oslo puede funcionar”, expresó Jairo Vásquez, un instalador eléctrico, de 50 años, que con su sonrisa no ocultaba su optimismo sobre la anhelada negociación. “Soy optimista 100% ya que hacía mucho tiempo las dos partes están de acuerdo en sentarse a buscar una solución”.

Marco Antonio Fuentes, empleado bancario de 47 años, opinó que en Oslo “hay personas más serias, coherentes y confiables, como es la comunidad internacional...”.

Escéptico estaba el ingeniero de sistemas Diego Ospina, de 43 años, quien declaró: “Para ser sincero, espero que esto de Oslo o lo de Cuba no sea otro fracaso. Estamos hartos de que la paz para aquí, de que la paz para allá, y no se concreta nada”.

Etiquetado como: