El presidente de Estados Unidos, Barack Obama y legisladores republicanos conversaron ayer para hallar puntos comunes que puedan evitar el incumplimiento del pago de deuda y poner fin al cierre parcial de la Administración, que ya cumple 10 días

 11 octubre, 2013

Washington

Vista general de la primera reunión de trabajo de la cumbre del G20 que se celebra en el Palacio de Constantino de San Petersburgo.
Vista general de la primera reunión de trabajo de la cumbre del G20 que se celebra en el Palacio de Constantino de San Petersburgo.

Los países del G20 pidieron estte viernes a Estados Unidos que tome "aciones urgentes" para resolver la crisis presupuestaria y de su deuda, que representa ya una amenaza a la economía mundial.

"Estados Unidos debe tomar acciones urgentes para resolver la incertidumbre fiscal de corto plazo", pidieron los países desarrollados y emergentes en un comunicado distribuido luego de una reunión en Washington.

La mención explícita a Estados Unidos ya en el primer párrafo de la declaración de tres páginas puso en evidencia la preocupación de los países del G20 ante la posibilidad real de que la mayor economía del mundo llegue a una situación de 'default' selectivo.

En una conferencia de prensa, el ministro de Finanzas de Rusia, Anton Siluanov, dijo que "nuestros colegas de Estados Unidos están haciendo todo lo posible para encontrar un entendimiento y un acuerdo en el congreso".

Durante la reunión, los ministros del G20 discutieron "escenarios" sobre la crisis, "pero el optimismo prevaleció en esta área, y confiamos en que la administración y el Congreso llegarán a una solución aceptable", dijo Siluanov.

Paralizado por una parálisis presupuestaria desde hace 11 días, Estados Unidos asusta al mundo financiero a raíz de un bloqueo entre políticos demócratas y republicanos sobre el tope de la deuda, dejando al país al borde de un cese de pagos.

El diálogo entre los dos partidos políticos estadounidenses se renovó este viernes, pero la solución del conflicto no parece estar próximo.

El documento del G20 divulgado este viernes menciona también que "el crecimiento sostenido deberá ser acompañado por una eventual transición hacia la normalización de políticas monetarias", y reconoce que "la volatilidad en el flujo de capitales continúa siendo un desafío importante".

Los ministros de finanzas del G20 se comprometieron a "asegurar que cambios futuros" en las políticas monetarias seguirán siendo "prudentemente calibradas y claramente comunicadas".