14 marzo, 2014

Caracas. AFP. Unidades policiales multiplicaron ayer los allanamientos y lograron detener a seis “bandidos”, anunció el presidente Nicolás Maduro, quien pocas horas antes había prometido “medidas drásticas” contra las protestas que comenzaron en Venezuela hace un mes y que han dejado 28 muertos y casi 400 heridos.

“Hemos procedido a allanar los lugares donde estaban escondidos estos bandidos y tenemos seis presos. Nos hemos incautado de armas, C4 (explosivo plástico), bombas y continuamos los allanamientos”, dijo Maduro en un acto, sin detallar la identidad de los detenidos.

Un hombre retira los escombros al llegar a su oficina, en la torre Británica en Caracas, donde ocurrieron actos de vandalismo el miércoles. | EFE
Un hombre retira los escombros al llegar a su oficina, en la torre Británica en Caracas, donde ocurrieron actos de vandalismo el miércoles. | EFE

“En la madrugada, la Guardia Nacional Bolivariana tomó todo (el sector de) El Trigal en (la ciudad de) Valencia”, a 150 km de Caracas y donde el miércoles hubo tres muertos (dos civiles y un miembro de la Guardia Nacional) en tres incidentes separados, dijo el mandatario.

Desde hace más de un mes, Venezuela es escenario de manifestaciones estudiantiles, a las que se sumaron dirigentes opositores radicales que desean la renuncia del presidente Maduro, quien ha calificado las protestas como “golpe de Estado en desarrollo”.

Llamado. La tensión que se vive en Venezuela se sigue muy de cerca desde el extranjero.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, exhortó ayer al Gobierno de Venezuela a respetar los derechos humanos, en una comparecencia ante el Congreso en Washington.

“Tratamos de encontrar una forma de hacer que el gobierno de Maduro se comprometa con sus ciudadanos, que los trate con respeto, que cese esta campaña de terror contra su propio pueblo y tratar de respetar derechos humanos”, dijo, al reiterar que la solución de la situación en Venezuela requiere participación de terceros actores.