13 enero
El secretario de Estado, John Kerry, se dirigió el viernes a estudiantes y otros asistentes en la Universidad de Tecnología y Educación en Ciudad Ho Chi Minh.
El secretario de Estado, John Kerry, se dirigió el viernes a estudiantes y otros asistentes en la Universidad de Tecnología y Educación en Ciudad Ho Chi Minh.

Ciudad Ho Chi Minh

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, defendió el viernes en Vietnam, en su última gira en una región considerada como estratégica por Washington, la política asiática de la presidencia Obama, amenazada por la pronta llegada al poder de Donald Trump.

Durante ocho años, este país del sureste asiático estuvo en el corazón de la estrategia hacia la región Asia-Pacífico de la política exterior con la que Washington quiere contrarrestar la influencia de China en la región.

La pieza mayor de esta política es la firma del tratado de libre comercio transpacífico (TPP), entre los países ribereños del Pacífico. Un acuerdo que cuestiona el presidente electo estadounidense, Donald Trump.

Trump, quien multiplicó sus críticas a la globalización durante la campaña electoral, prometió iniciar, desde el primer día de su mandato, el retiro de Estados Unidos del TPP. Un acuerdo "terrible" que "viola" los intereses de los trabajadores estadounidenses, según dijo.

"No es un secreto hoy decir que el futuro del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica es incierto", reconoció John Kerry en Ho Chi Minh-Ville (antigua Saigón), capital económica de Vietnam.

"No puedo predecir lo que la nueva administración estadounidense va a hacer realmente en materia comercial, pero puedo decirles que las razones del TPP no cambiaron", agregó.

Kerry insistió en el hecho de que el libre intercambio permite crear empleos y que "las políticas comerciales proteccionistas no funcionarán".

Experiencia de guerra. En su cuarta y última visita al país como secretario de Estado, el veterano de la guerra de Vietnam también escogió que este viaje fuera una cita personal. Luego de encuentros oficiales en Hanói y en Ciudad Ho Chi Minh, Kerry viajará a Ca Mau, al lugar de una emboscada en la que participó en 1969.

Kerry, quien sirvió en Vietnam entre 1967 y 1970 como comandante de un buque patrullero, regresó repleto de medallas, pero transformado en un gran escéptico sobre el intervencionismo militar.

Durante una década, Estados Unidos y Vietnam del norte se enfrentaron militarmente en un conflicto que terminó en 1975 con la reunificación de Vietnam. El conflicto se saldó con millones de vietnamíes y decenas de miles de soldados estadounidenses muertos, lo que traumatizó a los dos países.

En agosto del 2015, John Kerry saludó en Hanói el "viaje hacia la reconciliación" de los dos países, que se concretizó con el refuerzo de los vínculos económicos y el fin total del embargo a las armas, en mayo pasado.

En los últimos años, el comercio entre los dos países se triplicó y las inversiones estadounidenses en ese país de 90 millones de habitantes y en pleno crecimiento crecieron con fuerza.

El secretario de Estado, John Kerry, se dirigió el viernes a estudiantes y otros asistentes en la Universidad de Tecnología y Educación en Ciudad Ho Chi Minh.
El secretario de Estado, John Kerry, se dirigió el viernes a estudiantes y otros asistentes en la Universidad de Tecnología y Educación en Ciudad Ho Chi Minh.

"La visita de Kerry destaca la importancia de Vietnam en la política estadounidense en Asia", estimó Jonathan London, analista independiente.

A su llegada, Kerry evocó los derechos humanos en el país con régimen comunista luego de un encuentro con el ministro de Relaciones Exteriores, Bui Thanh Son, y el primer ministro, Nguyen Xuan Phuc.

"Hay muchos progresos, pero aún hay desafíos", explicó en respuesta a una pregunta de un periodista.

Desde la reunificación, Vietnam está dirigido por un gobierno comunista. El país es regularmente denunciado por la represión de la oposición política. Decenas de disidentes están encarcelados.

Como en cada visita a Vietnam, Kerry evocó las tensiones en el mar de China meridional, objeto de una postura ofensiva de Pekín. Washington siempre se mantuvo neutro en este tema insistiendo al mismo tiempo en el respeto a la libertad de navegación.

Pero esta semana, el secretario de Estado designado por Trump, Rex Tillerson, amenazó con prohibir al gigante asiático el acceso a islotes disputados en el mar de China meridional, lo que supondría un bloqueo inédito.