2 febrero, 2016

Caracas

Lorenzo Mendoza, presidente del grupo Polar, la principal empresa de alimentación de Venezuela, presentó este martes un plan para salir de la crisis económica y alimentaria que afronta el país caribeño en el que destaca la necesidad de fortalecer la producción nacional.

Venezuela arrastra desde hace dos años una aguda escasez de algunos productos básicos que ha empeorado en los últimos meses y para el empresario será "imposible" paliar esa situación sin el apoyo de la industria privada que ya posee la capacidad instalada para atender la demanda del país.

"No hay ningún país del mundo que haya podido prosperar y erradicar la pobreza sin la participación de la empresa privada", dijo Mendoza en una rueda de prensa e instó al Gobierno a establecer las condiciones para que los inversionistas tengan confianza en el país.

Indicó que los representantes de Polar no fueron convocados a las mesas de trabajo que ha venido realizando el Gobierno para atender la crisis en el sector agroindustrial y reiteró tener ideas para contribuir con el país.

Hace dos años, "cuando el barril (de petróleo, principal ingreso de la Nación) costaba 100" dólares, Mendoza dijo que presentó -en una reunión convocada por el presidente de la República, Nicolás Maduro- varias propuestas que, asegura, "siguen vigentes" y "no fueron atendidas".

"Si hubiesen sido atendidas probablemente tuviésemos una situación muy diferente al día de hoy", señaló.

El planteamiento del empresario propone que se reconozca la deuda del Estado venezolano con los proveedores internacionales de materia prima, que se inicie el proceso de refinanciación de esa deuda, y que el Ejecutivo acceda a financiación internacional más eficiente y menos costosa para los venezolanos.

También llama a crear un fondo para la adquisición de materia prima, insumos (materiales) y repuestos para empresas privadas productivas, cuyos pagos y trámites sean simplificados.

Asimismo, el empresario se refirió a la Ley Orgánica de Precios Justos, que estipula el precio de venta de los productos de primera necesidad, y dijo que estos deben ajustarse "de forma que cubran los costos de producción y aseguren las ganancias adecuadas".

Criticó que empresas expropiadas no produzcan "a niveles de eficiencia" e instó al Estado a revertir la estatización o alquilar las instalaciones de las empresas estatales a productores que puedan mejorar su funcionamiento.

Además, el presidente de Polar llamó a fortalecer la producción agrícola en los rubros en los que Venezuela es competitiva, entre ellos el café, maíz blanco, cacao, arroz y azúcar.

Como una contribución de Polar hacia los grupos de población más vulnerables, Mendoza se comprometió a destinar un porcentaje de su producción de bienes de primera necesidad a los programas sociales promovidos por el Gobierno, a un precio preferencial que permita recuperar los costos.

"Hay que crear un entorno favorable que genere confianza, (...) que permita la inversión, donde sea posible competir y nadie tenga privilegios (...) y donde sea posible arriesgar, innovar y pensar a largo plazo", afirmó.

Para atender la escasez de alimentos, el Parlamento se plantea decretar emergencia alimentaria tras haber hecho lo propio la semana pasada en el sector de la salud, anunció el martes el jefe de la mayoritaria bancada opositora, el diputado Julio Borges.