Un soldado afgano, quien fue ultimado, disparó dentro de la instalación castrense

 5 agosto, 2014

Washington

El Pentágono confirmó este martes que un general estadounidense murió y al menos 15 integrantes de la Misión de la ONU en Afganistán (ISAF) resultaron heridos en un ataque perpetrado en la base de Camp Qargha, en Kabul, por un soldado afgano, que también murió.

“Puedo confirmar que un individuo que se cree que era un soldado afgano disparó contra un grupo de tropas de la coalición en la Universidad Nacional de Defensa Marshal Fahim National” , aseguró el almirante John Kirby, portavoz del Pentágono en una rueda de prensa.

Kirby dijo creer que este general de dos estrellas es el militar estadounidense de mayor rango muerto en un ataque desde los atentados del 11 de setiembre del 2001, en los que murió otro general norteamericano de tres estrella.

Agregó que también hubo “al menos 15 heridos como consecuencia del atentado, incluidos algunos estadounidenses” .

Un soldado afgano monta vigilancia en la entrada de la base militar donde un compañero suyo abrió fuego y mató a un alto oficial estadounidense.
Un soldado afgano monta vigilancia en la entrada de la base militar donde un compañero suyo abrió fuego y mató a un alto oficial estadounidense.

Desde Kabul se informó de que entre ellos hay siete estadounidenses, cinco británicos y un alemán.

“Muchos fueron heridos de gravedad, otros de carácter leve. El atacante fue abatido” , indicó el portavoz estadounidense, quien aseguró que existe una investigación en marcha para determinar las circunstancias del ataque.

Kirby precisó, sin embargo, que el ataque se produjo en una “visita rutinaria” a la Academia de Oficiales del Ejército Nacional Afgano, administrada por el Reino Unido.

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, señaló en su rueda de prensa diaria que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha sido informado de lo ocurrido por el general Joseph Dunford, comandante de las tropas de la OTAN en Afganistán.

Earnest añadió que pese a los “progresos” en la salida de EE.UU. del conflicto en Afganistán, el atentado es “un doloroso recuerdo del sacrificio de nuestros hombres y mujeres uniformados por el país” .

Este es el segundo ataque de este tipo en lo que va de año, tras la muerte en febrero pasado de dos soldados de la Misión de la ONU en Afganistán (ISAF) a manos de dos desconocidos que vestían el uniforme de las fuerzas de seguridad afganas.

En el 2012 hubo más de medio centenar de ataques, aunque la tendencia disminuyó en 2013, al calor del papel cada vez más secundario que desempeñan las tropas extranjeras en Afganistán, país del que tienen previsto retirarse completamente en este año.

El conflicto en el país asiático se encuentra en uno de los momentos más sangrientos desde la invasión estadounidense que propició la caída del régimen integrista talibán a finales de 2001 y a pocos meses de la retirada de la ISAF a finales de año.